31 de octubre de 2015

Pablo Iglesias recibido en la Moncloa

Reconozco que esta foto me da urticaria, pero bueno voy a comentar algo de la reunión que tuvo lugar ayer en el Palacio de la Moncloa. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy tuvo a bien reunirse con líderes de partidos políticos españoles. Pienso que es insólito que un presidente del gobierno reciba a un líder de un partido político que ni siquiera tiene todavía representación parlamentaria. Quiero pensar que todo se debe a una estrategia del partido popular, para hacer retratarse a Pablo Iglesias antes de las elecciones del 20 de Diciembre.

Si. Porque resulta paradójico ver a este español con coleta sentado con el presidente del gobierno con la bandera de España detrás. La hipocresía de Pablo Iglesias ( Podemos ) es grande.

Le dijo al presidente que el no es anti nada, que es partidario del diálogo y bla bla bla. Le acusó de ser el PP el que ha provocado la tensión con los independentistas catalanes (que no Cataluña).

Diré al señor Iglesias desde mi tribuna, que es un hipócrita. Porque el es anti cuando le conviene serlo, y va de dialogante y conciliador cuando le interesa también. Aquí va mi argumento:

Cuando habla del pasado de España (cosa que le gusta bastante), siempre anda reivindicando las maldades del bando ganador de la guerra civil y metiendo dedos en las llagas que estaban cerradas y que posibilitaron la convivencia en 1978 con la Constitución. De hecho, el líder de Podemos no quiere a la bandera española que tiene detrás en la foto, el lo que anhela es cambiarla por la que estuvo vigente en España entre 1931 y 1936, es decir la de la 2ª república. ¿Lo ven? Pablo Iglesias no es conciliador, es incendiario y anti. Lo de que el está por el diálogo con los independentistas es sólo una treta para presentarse ante la opinión pública como "dialogante" y "pacífico". Sin embargo muy a menudo conocemos a Iglesias con el entrecejo fruncido, el dedo abierto y apuntador, y su carácter anti. De hecho, el que dice no ser anti, es anti todo. El problema es que lo vean los que les quieren votar, y el problema es que los que les quieren votar sean también anti, porque las crisis siempre generan anti sistema y radicalización. Por cierto, Pablo Iglesias es también anti Rey de España, que precisamente es según la Constitución el representante de la unidad nacional.

Usando su libertad de expresión, le dice al presidente que si el fuera Rajoy dejaría que los catalanes votaran en un referéndum de independencia. ¿Y este quiere ser presidente del gobierno?

Regla 1ª de un buen gobernante: respetar las leyes vigentes. Y lo que dice Pablo Iglesias es contrario a nuestras leyes, por lo tanto este ciudadano no es de fiar.

Entonces ayer en la Moncloa se sentó con el presidente del gobierno, uno que sería capaz de romper España saltándose la Ley, es decir todo un despropósito. Y va de dialogante y tolerante. Me recuerda a Zapatero, que es uno de los actores que han posibilitado en el pasado llegar a esta situación. ¡Cuidado con algunos corderos!

Publicar un comentario