9 de junio de 2015

LA PRENSA VENDIDA A LOS INTERESES ECONÓMICOS

Siempre me pregunté el porqué cuando vienen unas elecciones, se presentan un número de partidos políticos y sólo hablan en los medios de comunicación de sólo unos pocos, mientras el resto de opciones políticas son silenciadas. Se supone que estamos viviendo en un estado democrático en el que todo el mundo tiene derechos, pero ¿realmente es así?. La respuesta es no. El siguiente vídeo destapa un escándalo y da las pistas para comprender de que va todo.

El artículo 1º de la Constitución nos dice que España se constituye como un Estado donde hay libertad, justicia, igualdad y pluralismo político. El artículo 6º nos dice que los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. 

Ahora bien, esto que en el papel parece tan bonito, realmente no se cumple en España. El pluralismo político no se puede manifestar correctamente en las urnas, puesto que existe injusticia y desigualdad de trato, creadas por el mismo sistema pervertido en su base. Un sistema que niega el derecho de tener voz a opciones políticas "pequeñas", a partidos desconocidos para la gran mayoría, mientras se favorece por un lado a los llamados partidos "tradicionales", y en el último año como estamos viendo, a dos opciones emergentes, una de las cuales ha recibido el apoyo mediático por parte de ciertos grupos de comunicación españoles, y la otra aunque en menor medida, también lo va teniendo. Hablo de Podemos y Ciudadanos.

Sin embargo para que una sociedad sea justa, todos deberían tener igualdad de oportunidades, todos deberían tener el derecho a ser escuchados, y sin embargo sabemos que en todos los años de democracia, esto no ha sido así. Algunas opciones políticas, son simplemente ignoradas por los medios, y otras incluso atacadas o denigradas sin tan siquiera darles la oportunidad de ser escuchados. Yo puedo no estar de acuerdo con las ideas de otros, pero en una democracia que se precie de serlo, todos deberían partir en igualdad de condiciones, pero esto no ocurre.

La expresión del pluralismo político del que habla la Constitución no puede consistir en silenciar a los "minoritarios", yo mas bien diría que esa actitud es más parecida al totalitarismo. Y sin embargo, los periódicos, televisiones y radios, defienden sólo a los que ellos quieren, a los que ellos gustan o consideran, rechazando el derecho que tienen todos. Eso no es democrático, sino totalitario y sectario por llamarlo de alguna forma.

Si no tienes un medio de comunicación de masas que hable de ti, no eres nada, no te conoce nadie o muy pocos. Por ejemplo, PODEMOS representa algo en la política, no sólo gracias a una crisis económica que motivó manifestaciones en la calle, aprovechada por un grupo de amigos para idear como introducir sus ideas políticas afines con países como Venezuela, sino porque cadenas de televisión, radio y prensa hicieron relevante a un hombre con coleta llamado "Pablo Iglesias", que en otras circunstancias no lo hubiera sido. Fueron su altavoz, agrandaron al que mañana puede que los devore. Y todo por dinero, porque el fin de informar ya no es un fin, sino un medio para ganar mucho dinero unos pocos, con la excusa de que dan de comer a muchos con su trabajo, un trabajo en el que la mayoría son marionetas de otros que mueven los hilos, como marionetas son los lectores, oyentes, televidentes, que se dejan influenciar por lo que los medios dicen, ignorando a los silenciados.

No señores, el pluralismo político es otra cosa, y en España no se respeta. No se ha respetado nunca, y ya es hora de decir "basta". Os estáis cargando España, entre unos y otros, y todo por el maldito dinero.

Igualdad y justicia para todos. Abajo los corruptos, abajo los vividores y ladrones de despacho, y arriba España siempre.





Publicar un comentario en la entrada