¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

19 de abril de 2015

Reflexiones sobre el sacerdote

El "sacerdote" o vulgarmente llamado "cura",  ha sido bautizado en la Iglesia Católica y en algún momento de su vida decidió que esa era su vocación. Es persona, ser humano nacido de mujer al igual que todos.

Tuvo un tiempo de preparación, y después recibió el Sacramento del Orden. Por el Bautismo todos los creyentes ya somos sacerdotes, pero los que reciben el Sacramento del Orden son ministros ordenados, es decir su sacerdocio es un ministerio. Puedes encontrar más información a partir del punto 1133 del Catecismo de la Iglesia Católica.

Ahora bien. Recibir el Sacramento del Orden no evita que el sacerdote como persona pueda cometer errores, e incluso pecar o ser infiel a Cristo. El sacerdote no es superior a otra persona por el hecho de haber recibido el Sacramento del Orden, aunque puede llegar a ser santo, al igual que cualquier cristiano. No es más santo una persona por ser sacerdote que otro cristiano que no lo es. Un sacerdote merece respeto, pero también lo merece el que no lo es. Cristo es semejante a nosotros en todo excepto en el pecado, pero el sacerdote no se diferencia del que no lo es, y puede caer igual. ¿Algunos sacerdotes han caído en el error de creerse superiores a los demás?

Al sacerdote se le respeta más cuando demuestra humildad. Al que no es humilde lo rechazan muchos, y puede ser un lastre a su ministerio.

La cara de vinagre es principalmente delatora en un sacerdote que no está llevando bien su ministerio. El vinagre echa a la gente de la Iglesia. ¡Mucho cuidado!

Yo he conocido a lo largo de mi experiencia de vida, a varios sacerdotes así. He conocido a otros (pocos), que no son así. Al que le noto humildad o esfuerzo por enmendarse no tengo nada que decirle. Al que se sube y se engríe creyendo ser lo que no es, y equivocándose lo reprendo por medio de este escrito, y lo exhorto en el Nombre de Jesucristo a enmendar su vida y entrar en el camino que atrae a las ovejas, no en el que las aleja.

Suele notarse más el error o el pecado del sacerdote por el ministerio que tiene, es normal. No creo que el pueblo tenga una lupa especial para mirar al sacerdote, es simplemente que al estar más expuesto y ser pastor, se le mide con una medida mayor.

No puedes caer bien a todo el mundo, pero el sacerdote debe buscar también imitar en todo a Cristo.


Publicar un comentario