8 de diciembre de 2014

San Patapio, eremita

San Patapio, eremita

Conmemoración de san Patapio, ermitaño, el cual, oriundo de la región de Tebaida, vivió en Constantinopla en algún momento entre el siglo V y VI, en Blaquernas, y fue sepultado en el monasterio de los egipcios.

Las pocas noticias que se conocen sobre la vida de este ermitaño se recogen en dos sinaxarios (santorales de Oriente) antiguos: el Patmensis 266 (Siglo X) y el Santa Cruz 40 (siglo X-XI). San Andrés de Creta (muerto el 740), vivió en época cercana a la de Patapio, y escribió una vida, una historia de sus milagros y un elogio.

Patapio, nativo de Tebas, en Egipto, pasó varios años como solitario en las afueras de su ciudad, y luego marchó a Constantinopla, afincándose en la zona de Blacherne, cerca de las murallas, donde vivió mucho tiempo. Su fama de santidad atrajo a muchos visitantes: tuvo ocasión de curar a un ciego, un hidrópico, un loco y una mujer que sufría de cáncer de mama. A su muerte, en medio de la aclamación popular, fue enterrado en la iglesia de San Juan Bautista en un monasterio cercano de los egipcios, donde su cuerpo fue todavía venerado hasta el siglo XV.



Publicar un comentario