8 de diciembre de 2014

2ª semana de Adviento

2ª semana de Adviento. Si la primera era para vigilar, la segunda es para cambiar. Es decir, convertir algo malo de nosotros en algo bueno. La lista si se hiciera, puede ser interminable, pero conviene ver el asunto con los ojos de un niño. El otro día una chica de 19 años me dio una gran lección a mi, de 43. Y se lo agradecí. ¿Por qué voy yo a saber más que ella en todo? El Espíritu Santo nos puede iluninar a todos. No hay que minusvalorar a los jóvenes, hay que apoyarlos y darles cariño, y atraerlos. Muchos no quieren saber nada, también por causa de nuestra mediocridad, pero solemos culpar a todo menos a nosotros mismos, es más fácil y no pica en la conciencia.

Publicar un comentario