4 de octubre de 2014

Alberto Ruiz Gallardon y sus incoherencias

Antes de entrar en materia, apelo a mi derecho a la libertad de expresión, reconocido por la Constitución española, y a mi derecho a no ser discriminado por razones de sexo (Art.14).

Como cristiano, debo obedecer a Dios antes que a los hombres, por lo tanto la Ley 13/2005 que legaliza la unión de dos personas del mismo sexo como si fuera un matrimonio, va en contra de mi conciencia.

Era el año 2006, con J.L.R.Zapatero siendo presidente del gobierno, cuando Alberto Ruíz Gallardon, católico al parecer perteneciente al Opus Dei cometió un acto al que en conciencia debía haberse negado. Hablo de la primera celebración de una "boda" entre dos hombres. Aquel acto consentido e incoherente para un verdadero cristiano, creó un malestar grande en una parte del Partido Popular que había votado en contra de la Ley en el congreso de los diputados, junto a los diputados de UDC y con 4 abstenciones.

Yo reconozco el derecho de cualquier persona a hacer con su vida lo que quiera, pero no a imponer a los demás temas que afectan a algo tan importante como es la familia.

Alberto Ruiz Gallardon fue el primero en su partido en "aplicar la Ley". Yo me hubiera marchado del cargo si me hubieran obligado a "aplicar esa Ley" por narices. Cuestión de conciencia.

Gallardón no sólo celebró el acto, sino que además se alegró de ello, lo cual demuestra el estado de putrefacción espiritual de políticos que se declaran a si mismos como católicos.

Estamos en 2014. La putrefacción avanza. Ya lo corroe casi todo. Falta poco.
Publicar un comentario