25 de agosto de 2014

El botellón en la feria de Málaga y otros momentos

Botellón es un término con la que se describe en España, la degenerada costumbre de consumir grandísimas cantidades de alcohol en la calle y otros lugares públicos. 

En España esta mala costumbre se inicia al parecer a partir del año 1991, para burlar la prohibición de horario de cierre de locales, y comienza a extenderse como un virus entre los jóvenes, que encuentran en esta práctica además un modo barato de emborracharse y de manera inconsciente autodestruirse moral y físicamente. 

Desgraciadamente y para nuestra vergüenza como españoles, esta costumbre comienza a ser exportada a otros países y demasiados años ya han pasado sin que las autoridades impidan semejante degeneración y perjuicio grave para los ciudadanos.

La concejala de fiestas del ayuntamiento de Málaga ha declarado que este año en la feria se ha controlado más, sin embargo no es suficiente y no hay que controlar sino erradicar por completo esta in cívica y degenerada práctica. Y que cuando uno tiene que escuchar el testimonio de una madre que vive en el centro y que tiene que hacer salir a su niña del portal con mascarilla por el hedor insorportable de su calle (fuente PTV), eso significa que algo no va bien.

El PSOE de Málaga no quiere que Málaga se convierta en turismo de borrachera, pero hay que recordar que esta frase es difícil de creer viniendo de un partido político que controla ayuntamientos de otros sitios donde también se practica el "botellón", y que el problema desde principio de la década de los 90 del siglo pasado no ha hecho más que crecer y asentarse como algo "normal", cuando no lo es. Más bien parece que unos lo dicen para ganar votos por un lado y el otro partido no actúa con contundencia para no perderlos por otro. 

Falta valentía y honradez para terminar al menos en Málaga con este problema, no sólo en feria sino en cualquier época del año.

Tenemos una Ley que deja claro el tema, al ayuntamiento le corresponde las competencias para aplicarla. Háganlo, pero no se conformen. Estoy hay que acabarlo.



Publicar un comentario