¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

20 de junio de 2014

La Constitución de la 2ª república no permitía lo que piden hoy los que quieren la 3ª

Pues eso parece. Según el artículo 66 de la Constitución de la II República de 1931, no permitía hacer un referéndum consultivo para que el pueblo pudiese elegir la forma de Estado. El referéndum que el pueblo podía solicitar con un 15% del cuerpo electoral estaba limitado a ciertos temas concretos, en los cuales no estaba incluida la Constitución.

Según el artículo 125, la Constitución podía ser reformada, pero no consultando al pueblo, sino a propuesta del gobierno o una cuarta parte de los miembros del Parlamento.

El Jefe del Estado era el Presidente de la República, pero este no era elegido directamente por el pueblo español, como algunos pueden pensar u otros dejarse manipular. El Presidente de la República era elegido por las Cortes y un número de compromisarios igual al de diputados (Art. 68)


Pues bien esta es la Constitución de aquella II república, aquella que a una minoría de españoles les parece tan ejemplar y avanzada, y democrática, aquella de los que nostálgicos salen hoy a las calles a reclamar portando la bandera, aquella en la que partidos como Izquierda Unida o Podemos entre otros, sustentan sus ideas, sus propuestas y sus anhelos.

Estoy convencido de que muchos españoles se están dejando manipular y engañar, pidiendo en las calles algo que va contra la Ley, y enarbolando como argumentos, las libertades y la democracia de la II república. Pues juzguen ustedes mismos, y si les parece interesante, hagan un favor a sus compatriotas y difundan esto. El desconocimiento y la falta de educación histórica hace que muchos, agobiados por la crisis se estén creyendo falacias como lo del "derecho a decidir", o el "pedir referendos para todo". La verdad es que estos grupos apoyados por ciertos partidos de ideología extrema izquierda, sólo están aprovechando la situación social para avanzar. Lo que hay que pedirles, es que digan la verdad, a ver entonces cuantos les seguían...

Esto me recuerda a la historia de Hitler, que cautivó al pueblo alemán, y se dieron cuenta que era un monstruo cuando ya era demasiado tarde...
Publicar un comentario