6 de junio de 2014

Franco restituyó la Monarquía en España.




Cuando el Rey se despidió de los españoles en su discurso de abdicación dio las gracias a algunas personas, pero omitió una persona importante, sin la cual el no hubiera sido Rey, con todo lo que eso conlleva. Puedo entender que políticamente no fuera oportuno mencionar su nombre en ese momento histórico, y puedo estar de acuerdo en que no lo hiciera, porque por encima de todo está la paz y la concordia y a muchos oír su nombre les podía sentar mal, y otros seguramente lo utilizarían contra la Monarquía como además, han hecho durante todo su reinado.

Me refiero, como no, a la figura de Francisco Franco, el anterior Jefe del Estado. Aunque pueda resultar paradójico para muchos, sin Franco, no hubiera habido Juan Carlos I ni Monarquía en España a partir de 1975. Es Franco, quien le nombra sucesor a título de Rey. Ese es un hecho histórico incuestionable.

Hoy rondaba en mi cabeza una idea acerca de esto. Y es que Franco, tengo entendido que no era tonto. Y eligió a Juan Carlos de Borbón como sucesor en la jefatura del estado. Y como he leído hoy en un artículo de Enrique de Aguinaga, ya en 1971 hay un testimonio del propio Franco donde este pronostica la llegada de la democracia a España. Y es cierto, en el mensaje final de Franco a los españoles, no me había fijado yo antes mucho, pero no indica absolutamente nada al futuro Rey de como tenga que gobernar España, lo que si pide es que se mantenga la unidad de las tierras de España, y pide a todos los españoles que apoyen al futuro Rey, cosa que si se fijan, es lo que defiende la Constitución de 1978, con los defectos que pueda tener.

Dos previsiones de Franco se habrían cumplido en la persona del Rey D. Juan Carlos y ojalá que de su sucero Felipe VI. La primera: Si alguna vez en la cumbre del Estado vuelve a haber un Rey, tendría que venir con el carácter de pacificador y no debe contarse en el numero de los vencedores (ABC, 18 de julio de 1937)

Y aquella famosa frase dejamos todo "atado y bien atado" en el discurso de proclamación de D. Juan Carlos como sucesor suyo, y de los que muchos ignorando su significado, queriendo meterse en la cabeza de Franco, han hecho burlas durante tantos años. Franco dejó aquel día atada una cosa, y bien atada. El regreso a España de la Monarquía, ausente desde 1931, y su regreso en una España en paz. ¿Quien puede demostrar lo contrario, si el hecho es que Franco fue el que eligió la llegada de la Monarquía a España?

La II República trajo a España la abdicación del Rey Alfonso XIII por amenazas. Luego llegó 5 años más tarde la guerra civil, tras el levantamiento del 18 de Julio de 1936, y tras eso, 39 años de paz impuesta por el nuevo régimen surgido del 18 de Julio de 1936, un régimen que fue evolucionando y aflojando cada vez más, abriendo así la posibilidad de la llegada de la democracia con el Rey D. Juan Carlos I, y que sufrió en los últimos años la lacra terrorista.

Y no podemos olvidar que todo se hizo con normalidad, desde la Ley y donde las mismas Cortes franquistas aprobaron la Ley de Reforma Política en 1976 que fue la antesala de nuestra actual Democracia y Constitución.

En conclusión. Aunque no se diga, el anterior Jefe del Estado, Francisco Franco, dejó atado el futuro de España, y ese futuro es ahora un pasado de 39 años que terminará el próximo 19 de Junio de 2014 con la proclamación como Rey de Felipe VI.

Los comunistas y los separatistas no quieren ni han querido nunca al Rey D. Juan Carlos ni a la monarquía, al igual que odian a Franco aún después de casi cuatro décadas, en un afan continuo de revanchismo reiniciado en el gobierno del señor Zapatero y el PSOE, y son coherentes, porque ellos no han querido tampoco nunca esta democracia, sino que da toda la impresión que ha sido utilizada más que servida. Utilizada para atacarla, como hacen ahora tratando de dividir a los españoles en todas partes. Detestan esta democracia porque esta democracia llega unida al eslabón de Franco, y ellos lo saben, y no pueden soportar la idea de que la II República fracasó, y anhelan una tercera. Y entonces vuelven a las andadas, vuelven las viejas consignas, las viejas artimañas para dividir y enfrentar a españoles, algo que fue apaciguado con Franco (a su forma), y con el Rey D. Juan Carlos (a la suya). Vuelven los separatismos, vuelven los odios, y vuelven los intentos de desestabilizar a España, pero lo que yo quería dar las gracias hoy es a Franco por elegir a D. Juan Carlos, porque sin ese paso, no habría libertad en España. 

Si, ya se que hay cosas que se pueden hacer mejor, y otros que a lo mejor no deberían ser, pero al menos hay libertad. Es una pena que los rojos sigan siendo tan rojos y vuelvan a las andadas olvidando el pasado y rompiendo todos los consensos que nos han dado ya casi 80 años de paz en España.

También soy consciente de que en España no hay actualmente demasiado rigor histórico y que enseguida dominan las vísceras sobre el cerebro, y que yo, aunque soy Demócrata, si hablo de Franco, pues para mucho soy un "facha" o "un fascista". Bueno, yo no coincido con esas palabras. Es todo lo que puedo decir. Me gustaría que mis compatriotas que van por ahí tirando a todo lo que se mueve, se pararan un poco a pensar, estudiaran un poco más la historia, tuvieran algo más de sentido común y no usaran el odio y el insulto para defender sus ideas o "sus verdades". Todo iría mejor. Soy consciente de que a mi generación se la ha adoctrinado desde distintos medios a demonizar el régimen de Franco, y a usar el insulto y el odio en vez de el argumento razonado y la paz. Se han perdido la sensibilidad y los valores humanos.

Publicar un comentario en la entrada