30 de abril de 2014

¿Una Misa sin homilía?

Autor: Francisco Javier Madueño Valero
Diócesis de Málaga
30/04/2014

Una Misa sin homilía es para mi como una mesa con 3 patas, es decir, le falta algo. Da pena cuando alguna vez asistes a la Misa a diario y te puedas encontrar con que el Presbítero pasa de la proclamación del Evangelio, a la oración de los fieles. Mucho más doloroso, cuando las lecturas o el Evangelio se prestan especialmente a un diálogo con el pueblo, según se deduce de las palabras del Papa Francisco en el capítulo tercero de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium. Y si no predicas, no imitas a Jesucristo, que era siempre predicador. Así de simple. La Misa son dos mesas. La Palabra y la Eucaristía. No podemos reducir la mesa de la Palabra a un simple oír como otra persona lee las lecturas bíblicas. Sin homilía se pierde una oportunidad de predicar, y nunca sabrás la oportunidad que perdiste, a menos que Dios te lo haga saber. Exhorto a todos los sacerdotes, especialmente a los de mi Diócesis de Málaga, a no pasar por alto la predicación durante la Misa. El Papa explica muy bien como debe ser. Háganle caso, que sabe de lo que habla. ¿No le ven a el? Traten de imitarlo. Felicidades a los sacerdotes que no dejan pasar una Misa sin predicar la Palabra. Hacéis lo que tenéis que hacer. También recomiendo leer lo que decía Benedicto XVI en 2007 sobre la homilía. Venga vamos a vencer la pereza. Tampoco me vale que se agarren a normativas de la Iglesia que "permiten" ciertas cosas. Se que hay algo de eso, ya que en mis diez años seguidos de vivir mi fe católica, he tenido la oportunidad de conocerlo. La Parroquia o iglesia que tiene poco movimiento es entre otras cosas porque no enciende los corazones, y esto se hace de una forma especial con la predicación.

Recomiendo también leer
http://www.sedipafmorelia.org/articulos/como-se-inicio-la-homilia.html
Publicar un comentario en la entrada