5 de abril de 2014

JESÚS SE ENFADÓ Y DIJO DEJAD A LOS NIÑOS QUE SE ACERQUEN A MI

Lo dijo el Señor Jesús, y nos lo recuerda el Espíritu Santo, es decir Dios.



Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: "Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. (Mc 10,14)

Primer punto. Jesús se enfada. Que nadie me censure entonces si yo me enfado cuando veo injusticias, porque el enfado es una actitud normal y humana. Lo que está mal es enfadarse por cosas que no son. Eso es lo que hay que evitar. Jesús no es inmune a lo desagradable y a lo injusto. Lo que soportó en su pasión es una cosa y lo que le va ocurriendo durante su vida, otra. El se enfadó a veces, según los evangelios. Se enfadó el día que entró al Templo y lo encontró hecho una cueva de ladrones. Y Jesús es amor y misericordia, y Jesús es dulce y amable. No hay contradicción. Sólo que ante la injusticia, a veces hasta Jesús se enfadó. 

Jesús se enfadó a veces con los fariseos. Y los evangelios lo dejan claro.

Jesús se enfada con Pedro, hablando con palabras de Satanás, al que reprende cuando intenta de apartarle de su misión. Y Jesús es bueno y todo amor. No hay contradicción.

Me molestan enormemente aquellos que predican a un Jesús incompleto. Queriendo ocultar cosas, porque piensan que mostrando sólo lo dulce y amable atraerán más. ¡buff!

A Jesús hay que verlo completo. 

Segundo punto. Jesús dice que no se impida a los niños acercarse a El. Y se lo dice a sus mismos discípulos. ¡No a los paganos!. Se lo dice a la señora de la sacristía, que está tan metida en sus obligaciones parroquiales que no se da cuenta de que a lo mejor trabaja mucho, pero con sus actitudes a lo menor aleja también mucho a los que van por allí. Pero existe un peligro. Cuando te haces tan colaborador del párroco y te dan responsabilidades, das catequesis, lees en la Iglesia, y haces otros "servicios", puedes correr el riesgo de engreírte tanto, que te olvides de lo esencial. Ejemplo: Que ofendas muchas veces, y nunca pidas perdón a nadie, o que te creas que todo lo haces bien y que has sido elegida por que eres una mujer especial, y te pongas por encima de los demás. Si llegas a eso, probablemente ya te has engreído. Eso hace mucho daño a la Iglesia. Y estar en la Iglesia es lo mejor que te puede pasar en la vida, pero como encuentres a este tipo de pecadores en ella, tendrás que andarte con mucho cuidado. Y Jesús se enfadó con sus mismos discípulos porque no permitían que los niños se acercaran a El. Y Jesús, como muchas veces profundiza más con sus palabras, y hay que estar abierto a ver lo que quiere decir. ¿Cómo crees que reaccionaría Jesús hoy si tu fueras uno de sus discípulos o discípulas y con tu comportamiento en la Iglesia, alejaras más que acercaras?

¿Y que hay que hacer para acercar a la gente?

Muy sencillo. Imitar a Jesús.

¿Y que hacer para alejarlos?

Cualquier otra cosa que no sea imitar a Jesús en todo.
Publicar un comentario en la entrada