5 de marzo de 2014

Si la vida espiritual no lleva a entregar la vida en la misión, se trataría de una falsa espiritualidad


Verdaderamente, una vida espiritual vacía da frutos vacíos y pobres. Pero si lo que hay que dar son buenos frutos, habrá que mejorar la vida espiritual, la vida interior, la relación con Dios. Comparto con vosotros, este artículo del sacerdote Ramiro Petillero, recibido en mi correo.

Artículo publicado en la web http://www.primeroscristianos.com
Publicar un comentario