13 de enero de 2014

Bautismo del Señor



Conocí al padre Angel, cuando hace unos años era capellan de la cárcel de Alhaurin de la Torre, y colaboró con Radio María, ayudándonos a transmitir la Misa desde allí, con los presos. Recuerdo, que el primer día que visité con el, la prisión, me sorprendió con una entrevista desde la radio de la cárcel. Me pusieron el micrófono delante, y allí hablé a los presos, anunciándoles nuestra futura visita con Radio María. Hace unos días ha compartido conmigo, esto, y yo lo comparto con vosotros, hoy.

PROGRAMA DE RADIO SANTA ROSA

ESTE ES EL DIA DEL SEÑOR

Bautismo del Señor
Domingo, 12 de Enero del 2014

EL EVANGELIO ALEGRA EL DOMINGO  EN RADIO SANTA ROSA



ABEL.- ¡Hola amigos!..Tras la bajada de Reyes, hemos recogido las figuras del Belén y hoy nos acercamos a Jesús que es ya adulto y va ser bautizado… Y yo me pregunto: ¿Si Jesús era el hijo de Dios, qué necesidad tenía él de bautizarse? ¿Qué significa el bautismo en Jesús y que significa en nuestra vida cristiana?...

De todo esto y algo más conversaremos hoy en nuestro programa ESTE ES EL DIA DEL SEÑOR….

Y como todos los domingos ya se encuentra entre nosotros en los estudios de Radio Santa Rosa nuestro querido amigo el P. Ángel.

¡Buenas tardes, P. Ángel y bienvenido a su programa en vivo y directo “Este es el día del Señor!

P. ANGEL.- Hola Abel y hola amigos de Radio Santa Rosa…Te confieso amigo Abel que cada día se pone más difícil acercarse al centro de Lima con todo este tráfico…Pero, tú y yo ya tenemos todos los domingos una cita aquí en el convento de Santo Domingo a las tres de la tarde para conversar juntos sobre el evangelio de cada domingo…
Y precisamente, Abel, ponte guapo que este domingo nos vamos de bautizo….

ABEL.- ¡Ja, ja!... ¿Que quiere decirme con eso padre?...Pues si yo mal no recuerdo a mi nadie me ha invitado ni de padrino a ningún bautismo….

P. ANGEL.- Si amigo, Abel, hoy bautizan a Jesús… y comienza a leer el evangelio que su primo Juan Bautista se inquieta pues parece que tiene mucho trabajo ahí en el río Jordan bautizando a todos los que quieren convertirse….¡ja,ja!

EVANGELIO.- Mt. 3,13-17: “Este es mi hijo, el amado, el predilecto”

P. ANGEL.- Queridos amigos, les recuerdo que hoy  es el último día del tiempo de Navidad. Aquel niño que adorábamos en Belén con los ángeles y los pastores, aquel niño que el domingo pasado se manifestaba a los magos que venían de tierras lejanas guiados por una estrella, hoy lo contemplamos ya como un hombre adulto, que se acerca al río Jordán con todos los que querían recibir el bautismo de conversión que Juan predicaba. Y allí, en aquel ambiente de fe, Dios manifiesta públicamente que Jesús es su enviado, su Hijo. Y Jesús comienza, desde aquel momento, su misión.
Así, amigos oyentes la Iglesia hoy nos invita a pensar  en nuestro propio bautismo. Nuestros padres y padrinos nos llevaron a la Iglesia. Renovemos aquel compromiso de ser hijos de Dios y de andar por la vida por los buenos caminos.

Y ahora conversemos un poco acerca del evangelio que acabamos de escuchar. Así hemos de señalar que  después de los relatos de la infancia de Jesús que hemos leído en los domingos anteriores, Mateo continúa presentando la figura de Jesús y desvelándonos su identidad. El evangelio que leemos hoy muestra a Jesús como Hijo de Dios antes del inicio de su misión. Jesús se somete al rito bautismal de Juan como un pecador más. Quiere ser un Mesías anónimo. Se bautiza en un acto general, aguardando su turno. Excluirá todo tipo de protagonismo, no se endiosará. Por eso no caerá en las tentaciones del demonio al ofrecerle honor, poder y gloria. Huirá de los honores y de las proclamaciones de Mesías.
Recordemos hoy que la vida pasa en trabajos y gestos sencillos comos los que vivió Jesús en Nazaret. Jesús había pasado treinta años en su pueblo en una vida sencilla de familia y de trabajo. Dios estaba escondido. Había mucha gente que lo esperaba, pero él no tenía prisa. El hombre tiene que seguir esperando. Y seguro que ustedes se `preguntarán que es lo que realmente hubo en Nazaret durante esos 30 años que Jesús vivió con José y María. Pues les cuento que en Nazaret no hay palabras, no hay signos, no hay milagros. En Nazaret hay silencio, hay trabajo, hay oración, hay familia. También en estas cosas anda Dios. ¿Podríamos  intentar vivir ese Nazaret hoy aquí en nuestras familias? ¿Por qué no?.

Pensemos que a partir del bautismo de Jesús  todo va a cambiar. Juan ha comenzado a clamar en el desierto y su grito despierta a todo el  mundo. Habla de la necesidad de conversión. Habla del Reino de Dios que se acerca. Grita y bautiza. Exige conversión y ofrece perdón. Señala la herida y la cura. Descubre la mancha y la limpia. ¿Cómo sentir ese amor de Dios y la fuerza de su Espíritu entre tantas dudas, problemas y conflictos que se nos presentan todos los días? ¿Cuál es nuestra misión?...

            Y como muy acertadamente nos señala el canto del Profeta, nuestra misión es la misión de Juan el Bautista, el que bautiza a Jesús, hablar y evangelizar…Tengo gritar, hay de mi si no lo hiciera….

CANCION: EL PROFETA….

ABEL.- Padre Ángel, la semana pasada recuerdo que usted nos hablaba de la Epifanía de los Reyes Magos como una manifestación de Dios a los hombres…Y ¿no cree usted que el Bautismo de Jesús es otra Epifania, es decir otra manifestación de Dios al mundo?

P. ANGEL.- Interesante Abel tu observación y buena tu pregunta…Y yo te respondería que ciertamente el bautismo de Jesús supuso una nueva Epifanía. Es decir aquí en el bautismo de Jesús en  el Jordan precisamente estamos viendo como Dios se manifiesta de muchas maneras, con palabras y con signos…

Y ahora Abel, viendo a Jesús con los pies metidos en el agua del río Jordan, estamos viendo al mismo Dios que se manifiesta no con palabras , sino con la Palabra; no con signos, sino con el gran signo, el sacramente que es Cristo  y Espíritu.


ABEL.- Pero, perdone que le corte P. Ángel…pero me gustaría que nos aclare mejor ¿Cómo es eso de que Dios se manifiesta como un gran signo a los hombres?

P. ANGEL.- Mira, amiga Abel, es muy sencillo….Primero recuerda como fue el primer signo de Dios en esta tierra…No vino a nacer en un palacio rodeado de comodidades…Nació pobre y humilde en una cueva…Este fue el primer sino y señal de la llegada de Dios al mundo…Así Dios primero fue un Niño en la tierra (la de María y la del pesebre)…En aquel signo y señal los hombres percibieron cercanía de los pastores, de los magos y mucha ternura ante el Niño Dios….

Después Dios habló a los Magos a través de una estrella en el cielo…Y ahí Dios desde lo alto iluminaba a la humanidad para recordando que El es la luz del mundo…

Y ahora, viene una manifestación más clara de Dios…Ahora es un bautismo, en el agua y como anticipo de la Pascua….

CANTO DE BAUTISMO…

ABEL.- P. Ángel, tras escuchar esta linda canción del bautismo, yo ahora me pregunto ¿Cómo fue realmente el bautismo de Jesús?

P. ANGEL.- Mira Abel, el bautismo de Jesús en las aguas del Jordan es uno de los hechos mejor atestiguados por los evangelistas...Piensa Abel, que Jesús no es indiferente a la labor que viene realizando su primo Juan el Bautista…El se ha solidarizado con el movimiento de conversión promovido por el Bautista, recibiendo de sus manos el bautismo. Luego, al salir de las aguas del Jordan, ha vivido una experiencia que lo impulsa a marchar hacia Galilea para comenzar su propia misión...

También te cuento Abel que los relatos evangélicos no se detienen demasiado en la descripción del bautismo de Jesús. Ellos dan más importancia a la experiencia vivida por el mismo Jesús en aquella hora de su bautismo, y que es, sin duda, determinante para su actuación futura…

ABEL.- Entonces P. Ángel, ¿podríamos hablar como del bautismo de Jesús como un quiebre y cambio de   su vida humilde y sencilla de Nazaret?

ANGEL.- Así es amigo Abel, tras el Bautismo en el Jordán, Jesús ya no volverá a su casa de Nazaret. Tampoco se quedará entre los discípulos del Bautista. Podríamos decir que el encuentro con Juan bautista fue para Jesús una experiencia que dio un giro a su vida. Como antes les he recordado después del bautismo del Jordan, Jesús no vuelve ya a su trabajo de Nazaret; tampoco se adhiere al movimiento del bautista. Su vida se centra ahora en un único objetivo: gritar a todos la Buena Noticia de un Dios que quiere salvar al ser humano. Y así amigos,   ahora    Jesús, animado por el espíritu, comenzará una vida nueva, totalmente entregada al servicio de su misión evangelizadora…

ABEL.- Entonces Padre Ángel, ¿podríamos decir que en el bautismo  estamos ante una hora privilegiada de Jesús?..

P. ANGEL.-  Si, Abel, podemos decir que la hora del bautismo ha sido para Jesús el momento privilegiado en el que ha experimentado su vocación profética...Y es que amigos recuerden que en el momento de su  bautismo en el Jordan, Jesús es consciente de vivir poseído por el Espíritu del Padre, y ha escuchado la llamada a anunciar a sus hijos e hijas un mensaje de salvación…

ABEL.- Y dígame Padre ¿Qué diferencias hay  entre el bautismo de Juan y nuestro bautismo?

P. ANGEL.- Pues que el bautismo de Juan era de perdón y el nuestro al igual que de Jesús es de filiación, es decir con el bautismo entramos a ser hijos de Dios en la Iglesia...Nuestro bautismo no es tanto para lavar los pecados, sino para recrear, Yo diría que nuestro bautismo es como un volver a nacer en el Espíritu, llenarse de la vida de Cristo, empezar a vivir de Cristo y como Cristo.

Así queridos amigos oyentes, el bautizado queda convertido en un verdadero hijo de Dios…También el Padre nos dice: “Tú eres mi hijito, yo te quiero”…Y también como Jesús, nosotros hemos sido ungidos en el Espíritu....

ABEL.- Pero ¿Qué significa, padre,  ser ungidos en el Espíritu en el día de nuestro bautismo?

P. ANGEL: Ser ungidos es ser  de Dios, amigo Abel…Ser ungidos por el espíritu de Dios es llevar dentro de cada uno la fuerza de Dios para hacer el bien…Por eso los bautizados somos ungidos y enviados para servir, para hacer el bien, para acercarnos a los pobres, enfermos, encarcelados  y darles buenas noticias…

Finalmente pensando en las palabras del Papa Francisco, podríamos decir que bautizados y ungidos por el Espíritu de Dios ya somos iluminados para curar cegueras. También los bautizados estamos llamados a ser libres para liberar y servir a los demás…Ungidos por el Espíritu somos enriquecidos para compartir con los pobres e incluso somos amados para ser testigos del amor…

En resumen queridos amigos, como muy bien señala el Papa Francisco: “No basta la profesión, es necesaria la unción”

Ya pues, amigos, no nos quedemos con el recuerdo y foto de nuestro bautismo, no basta el nombre y profesión de cristiano, hay que serlo y hay que dejarse ungirnos por el poder del Espíritu…







Renovemos todos hoy nuestro bautismo y comprometámonos a vivirlo día a día.

Que Dios les bendiga.

Adiós amigos.
                                      
Ángel García Rodríguez. Trinitario. Lima. Perú
¡Gracias por su escucha de la Palabra de Dios en el programa radial “Este es el día del Señor”!
Este programa se emitiría el domingo 12 de Enero en:
Radio Santa Rosa. A.M. 1500 a las 3 hrs. de la tarde en Perú.
En Internet lo puedes sintonizar en www.radiosantarosa.com.pe
En España a las 9 de la noche. En Argentina y Chile a las 5 de la tarde y en Bolivia a las 4 de la tarde

        
Publicar un comentario