24 de diciembre de 2013

MI FELICITACIÓN DE NAVIDAD 2014


Queridos pobres y humildes del mundo:

Para vosotros y nosotros es la noticia. Jesús nació hace 2.013 años en una pequeña ciudad llamada Belén. Aquello fue una buena noche. Al igual que a muchos de vosotros y nosotros, no se les abrieron las puertas de par en par, ni les acogieron. Como ocurre con vosotros y algunos de nosotros, no tenían sitio para alojaros en toda la ciudad.

Eligió ser pobre y nacer no en una gran casa rodeada de todas las comodidades, sino en un pequeño establo donde se guardaban a los animales. No en una cama, sino en un pesebre.

Digo que eligió, porque debéis saber que este niño que nació en Belén, es el Hijo de Dios, ya que fue concebido en el vientre de una Virgen llamada María por obra directa e intervención del Espíritu Santo, el cual es Dios. Por tanto, Jesús mismo, es Dios, al cual adoraron en aquella buena noche.

Eligió ser pobre como vosotros y algunos de nosotros, y vivió rodeado de gente sencilla y pobre. Habló y enseñó especialmente para ellos, y como a vosotros y algunos de nosotros, llega la buena noticia de su nacimiento, porque vino a liberarnos de ser esclavos de un mundo que sólo sabe ir a lo suyo, a lo que le es propio. Y es que este Jesús que os anuncio, no es de este mundo, aunque vino a este mundo. Es Rey. Y su reino no pertenece a este lugar, aunque pasó por aquí.

Algunos pocos ricos que le conocieron, le adoraron y creyeron en El. Pero pocos. Porque es muy difícil para un rico entrar en el Reino de los Cielos.

Vino con la misión de liberarnos de la esclavitud y hacernos hombres y mujeres verdaderamente libres. Fundó la Iglesia, la cual está formada por todos aquellos que creen en El y le reconocen. La Iglesia que quiere el Papa Francisco, su vicario, el sucesor del apóstol Pedro, el Obispo de Roma, es precisamente la misma Iglesia que quiere Jesús. Iglesia de puertas abiertas, y especialmente sensible con los predilectos de aquel niño que nació y luego se hizo hombre.

Si eres pobre como Jesús, FELIZ NAVIDAD para ti. Si eres rico, ve y vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y serás rico en lo que de verdad importa. Si lo haces, te deseo FELIZ NAVIDAD, porque además así serás verdaderamente feliz.

Lo lamento. Este año no puedo felicitar la Navidad al que no vivió pobre como Jesús. Este año mi felicitación es sólo para los que son pobres o han sabido tener entrañas de misericordia con los pobres. Los que celebran hoy la Navidad sin haber creído en El, ni haberle reconocido, celebran otra cosa. Celebran sus propias pasiones y sus ganas de fiesta, pero les falta lo más importante. JESÚS.

Nadie se engañe. La pobreza a la que me refiero hoy ES absolutamente LA MATERIAL. Alimento, vestido y techo. Los que no debieran faltar nunca a nadie. Con eso y la Palabra de Dios, hay suficiente para vivir dignamente.
Publicar un comentario