26 de diciembre de 2013

FELICES FIESTAS: Hoy fiesta de San Esteban, el primer mártir de la Iglesia

El Papa Francisco ha hablado hoy durante el rezo del Ángelus. Nos encontramos dentro un periodo que en la liturgia de la Iglesia denominamos Navidad, y son 8 días. El Papa nos recuerda que la Navidad es un tiempo de alegría para todo el pueblo de Dios!

¿Entonces cómo es que en medio de este tiempo de alegría, tenemos la fiesta de un mártir? El Papa lo explica bien: 

En el clima de alegría de la Navidad, esta conmemoración puede parecer fuera de lugar. De hecho, la Navidad es la celebración de la vida y nos da la sensación de serenidad y de paz, ¿por qué perturbar el encanto con el recuerdo de una violencia tan terrible? De hecho, en la perspectiva de la fe, la fiesta de San Esteban está en plena armonía con el significado más profundo de la Navidad. En el martirio, de hecho, la violencia es vencida por el amor, la muerte con la vida. La Iglesia ve en el sacrificio de los mártires su "nacimiento para el cielo." Así que hoy celebramos el "nacimiento" de Esteban, que brota de la profundidad de la Natividad de Cristo. Jesús transforma la muerte de los que le aman en el amanecer de una nueva vida!
Prosigue el Papa explicando que en el martirio de Esteban se está viendo la comparación entre el bien y el mal. Por un lado vemos que Esteban es asesinado por confesar a Cristo y este muere perdonando.

El Papa Francisco dice también que el martirio de Esteban que recordamos hoy, "disuelve una imagen falsa imagen de cuento de hadas de la Navidad y blanda de que en el Evangelio no existe! "

Y es que la Navidad no es un tiempo de color rosa donde la vida se detiene para que todo el mundo lo pase bien. En Navidad, la vida sigue y el martirio de Esteban nos lo recuerda. Ayer seguían muriendo cristianos en el mundo. Concretamente un atentado con bomba en Irak en las afueras de una Iglesia repleta de gente. En Navidad hay que seguir luchando contra el pecado, y eso sólo es posible por medio de la cruz de Cristo, el cual hoy recuerda en el Evangelio, algo que poco tiene que ver con esa Navidad de cuento de hadas a la que alude el Papa.

 "Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo "( Mt. 10:22).




Publicar un comentario