5 de diciembre de 2013

¿Estás despierto o dormido? Rm 13, 11-14


COMENTARIO por F.J. Madueño (laico).

En la Misa del primer domingo de Adviento que celebramos al inicio de esta semana, la Palabra de Dios nos exhorta a despertar del sueño. Si el Apostol nos exhorta a despertar, es porque existe un peligro de "quedarse dormido". El dormido es aquel que no reconoce que Jesucristo ha venido al mundo, y vive su vida siguiendo sus pasiones, las cuales la Palabra de Dios la identifica a actividades propias de Satanás. CONTINUA DESPUÉS DE LA LECTURA DE LA PALABRA.

DICE LA PALABRA:

Rm 13,11-14: Nuestra salvación está más cerca.
Hermanos:

Daos cuenta del momento en que vivís; ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer. La noche está avanzada, el día se echa encima: dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz.

Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestíos del Señor Jesucristo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CONTINUACIÓN DEL COMENTARIO por F.J. Madueño (laico). 

¿Es que no nos damos cuenta el momento en el que vivimos? La salvación está muy cerca, al igual que el día de dar cuenta a Dios de nuestra vida. Mientras el tiempo de nuestra vida se precipita hacia un final que ningún hombre conoce cuando será, la única forma de actuar coherente, es hacerlo como si el juicio llegara mañana, y hoy fuera nuestro último día en la tierra. La Palabra de Dios compara el modo incorrecto de comportarse con las tinieblas. ¿A quien le gusta permanecer en un cuarto oscuro eternamente? El mundo vive como en un cuarto oscuro, pero la luz del nuevo día llega rápidamente. Si te fijas, la Palabra de Dios, habla de algunos desórdenes muy típicos de estas fechas. Comilonas, borracheras, lujuria, desenfreno. No es digno tampoco andar todo el día riñendo, enfadado por todo. Esto me recuerda a los políticos y a las tertulias de los medios de comunicación, que con la riña dialéctica parecen querer solucionar los problemas, cuando la solución sólo es una, y lo dice la Palabra. VESTÍOS DEL SEÑOR JESUCRISTO. ¿Quien se apunta?

Publicar un comentario