20 de noviembre de 2013

FRANCO, enormes cualidades humanas y sentido de patriotismo

Uno de los problemas de la España de hoy es el resurgimiento del lenguaje pre guerra civil, el enfrentamiento, la división de y en los partidos políticos, y un nulo sentido de estado y amor por la Patria de los políticos y gobernantes.  La izquierda ha enloquecido, haciendo emerger nuevamente rencores y odios que parecieron quedar superados en la transición, pero que hacen que la referencia a Franco tenga que seguir estando presente también en el siglo XXI. En un lado, por su odio visceral, y su intento de borrar la historia que a ellos les fue adversa, tratando de ganar de otro modo, lo que una vez perdieron. Otros, los tibios, tratando de ocultar la historia, o ponerse de lado para no ser señalados de "franquistas", porque el recurso de los partidos de izquierda es y ha sido siempre, el hablar de "fascismo", "fachas", "dictadura", tratando de asociar a la España de Franco con lo más malo, y desfigurando con palabras el sentido de las cosas, renunciando totalmente a la búsqueda de la verdad, la objetividad y el equilibrio. No fue así en la transición, y a ese espíritu apelamos hoy, como único camino para no seguir poniendo dedos en las llagas que ya estaban casi cerradas.
Dos meses después de la muerte de Franco, llegaba la Navidad, y el Rey D. Juan Carlos, ofrece el tradicional mensaje navideño, en el que resalta nuevamente la figura del "Generalísimo", y destaca el "documento histórico" que supone el testamento de Francisco Franco, así como que este documento muestra claramente la verdadera talla humana de Franco, enormes cualidades humanas, y sentido de patriotismo. Prosigue el Rey, mencionando a Cristo.
 
Publicar un comentario en la entrada