¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

15 de octubre de 2013

¿Porque en 2013 se sigue hablando de Franco en España?

A pesar de que Francisco Franco murió en 1975, últimamente no pasa un día sin que alguna persona hable de el. Curioso. Así que voy a hablar también yo, porque en democracia hay libertad de expresión, y yo nací en 1971. Trataré de razonar y reflexionar en voz alta.

¿Por qué los políticos de izquierdas y algunos periodistas tienen todo el día a Franco en la boca?

Los partidos de izquierda tienen un especial interés en estar todos los días hablando de Franco. Lo hacen de forma vil. Han usado desde la "transición" el nombre de Franco para "atacar" a quien no tiene su ideología. Términos como dictador, dictadura, fascismo, franquista..., etc, son utilizados constantemente para tratar de desprestigiar al otro.

En España hubo una transición pacífica a la democracia parlamentaria, basada en la monarquía del Rey D Juan Carlos. En 1976 se pusieron de acuerdo casi todos en España para cambiar el régimen político, se habló de reconciliación, se trató de pasar página. Sólo por medio de hacer borrón y cuenta nueva sería posible. No fue fácil en aquel tiempo, admitir que partidos como el comunista, fuera legalizado en España, y lo fue. Los españoles fueron extremadamente generosos, al aceptar mayoritariamente serenos, esta nueva realidad. Si el partido comunista, o el socialista, o los partidos nacionalistas hubieran empleado entonces, el lenguaje que emplearon después, y que sobre todo, emplean hoy, la transición democrática nunca hubiera sido posible, en mi opinión. Tuvieron que haber "gestos" y "actitudes" que garantizaran una transición pacífica.

El problema vino años después, cuando se comienza la "cruzada" para atacar a Franco, después de muerto. No se dan cuenta los que eso hacen, que al atacar a Franco, aún hoy, supone tensionar España, reabrir de nuevo las heridas, y poner en peligro nuevamente a España, como ocurriera en 1936. No crean que exagero. Las guerras no llegan con demasiado aviso, un día empiezan, y luego no se sabe cuando acaban.

Ha sido un tremendo error histórico el tratar de venir de nuevo la izquierda con rencores y resentimientos del pasado, cuando han pasado tantos años ya. El PSOE pasará de nuevo a la historia, señores, como el partido que rompió el consenso al que se llegó en la transición, después de haber vivido unos años en una cierta moderación con Felipe Gonzalez.

Los comunistas en España nunca fueron de fiar, excepto para los que son comunistas. Siempre fueron un partido radical, que aceptó la bandera constitucional (con el escudo del águila de San Juan) que era el vigente entonces y la monarquía, porque si no no serían legalizados como lo fueron en 1977. ¿Lo hicieron sólo para hacerse los buenos y así ser admitidos en la Democracia? Yo así lo creo.

Sea como fuere, los que se fiaron de ellos entonces, después de 40 años en la que fueron impedidos no por Franco, sino por la mayoría de los españoles de la época, que después de haber pasado una guerra, no querían ni por asomo, volver a repetir una historia como la de la 2ª república.

Ahora, tantos años después, los españoles de aquellos días de la transición, muchos han muerto. Otros son algo mayores ya. Los que vinieron después, sufrieron toda clase de intoxicaciones que han ido acrecentándose con el paso de los años. El odio a Franco sigue presente y se sigue retroalimentando por políticos, y ciertos medios de comunicación, de forma injusta y peligrosa. Se equivocan quienes tratan de seguir atacando a Franco, después de tantos años, porque para mi, ya no es sólo un ataque a la figura del anterior Jefe del Estado, sino un ataque a la España que representó, en la que no podemos olvidar crecieron nuestros padres y abuelos. Ha sido un tremendo error histórico querer demonizar a Franco unos, y ser cómplices otros por su tibieza y cobardía. Ha sido un tremendo error, porque al demonizar a Franco se ha demonizado a millones de españoles, un modo de vivir, unas creencias religiosas, unos valores, una moral, y eso al final tiene un coste, porque el que siembra vientos al final recoge tempestades. Y en eso estamos ahora.

Puedo decir mucho más, pero esto por ahora.
Publicar un comentario