3 de octubre de 2013

EL PP APOYA LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA

DECLARACION DEL GOBIERNO DE LA NACIÓN CON OCASION DEL 50 ANIVERSARIO DEL COMIENZO DE LA GUERRA CIVIL . 18 DE JULIO DE 1986
El gobierno quiere recordar que hoy se cumplen 50 años de un acontecimiento trágicamente decisivo en la historia española: el comienzo de la guerra civil, un guerra que conmocionó la conciencia de sus contemporáneos y aún de las generaciones posteriores , y que desembocó en una dictadura que dirigió la vida del país por espacio de casi cuatro décadas.
Una declaración gubernamental no es el lugar para analizar las causas de un acontecimiento de la magnitud de la guerra civil, ni para valorar las consecuencias que de ella se derivaron. El gobierno quiere, sin embargo, llevar al ánimo de todos una doble convicción. Primero, que por su carácter fratricida, una guerra civil no es un acontecimiento a conmemorar , por más que para quienes la vivieron y sufrieron constituyera un episodio determinante en su propia trayectoria biográfica. Segundo, que la guerra civil española es definitivamente historia , parte de la memoria de los españoles y de su experiencia colectiva . Pero no tiene ya – ni debe tenerla- presencia viva en la realidad de un país cuya conciencia moral última se basa en los principios de la libertad y la tolerancia.

Un Gobierno democrático no puede menos que felicitarse porque España haya recobradocon los añoslas libertades que quedaron bruscamente interrumpidas en 1936. Al hacerlo quiere honrar y enaltecer la memoria de los que, en todo tiempo, contribuyeron con su esfuerzo, y muchos de ellos con su vida, a la defensa de la libertad y la democracia en España.
Pero un Gobierno ecuánime no puede renunciar a la historia de su pueblo, aunque no le guste, ni mucho menos asumirla de manera mezquina y rencorosa. Este Gobierno , por tanto, recuerda asimismo, con respeto a quienes, desde posiciones distintas a las de la España democrática, lucharon por una sociedad diferente a la que también muchos sacrificaron su propia existencia .
El Gobierno expresa su convicción de que España ha demostrado reiteradamente su voluntad de olvidar la heridas abiertas en el cuerpo nacional por la guerra civil , su voluntad de vivir en un orden político basado en la tolerancia y la convivencia, en el que la memoria de la guerra sea , en todo caso, un estimulo a la Paz y el entendimiento entre todos los españoles.
Para que nunca más, por ninguna razón, por ninguna causa vuelva el espectro de la guerra civil y el odio a recorrer nuestro país, a ensombrecer nuestra conciencia y a destruir nuestra libertad.
Por todo ello el Gobierno expresa también su deseo de que el 50 aniversario de la guerra civil selle definitivamente la reconciliación de los españoles y su integración irreversible y permanente en el proyecto esperanzado que se inició a raíz del establecimiento de la democracia en la Monarquía encabezada por el Rey Don Juan Carlos , proyecto que fue recogido en la Constitución de 1978 y fue refrendado por el pueblo español para el que consagra definitivamente la Paz.

El gobierno del también socialista Jose Luís Rodríguez Zapatero, rompiendo el espíritu de convivencia entre los españoles, que se reflejaba en esta declaración de 1986, del gobierno también socialista presidido por Felipe González, aprobó el 31 de octubre de 2007, la llamada Ley de Memoria Histórica, con el apoyo de Esquerra republicana de Cataluña y los comunistas con una de sus distintas marcas, en aquel año "Izquierda verde". Desde la aprobación de esta Ley se han ido abriendo nuevamente las heridas, y los rencores del bando perdedor de la guerra han agitado a muchos españoles, condenando a nuestro pueblo a vivir enfrentados para siempre.

El ex-presidente del gobierno Felipe González, criticó esta Ley en el año 2007, cuestionando la eficación de esta Ley.

El Partido Popular, y su presidente Mariano Rajoy prometieron derogar esta Ley en el año 2007, siendo partido de la oposición, sin embargo durante la tramitación de la Ley, su partido votó a favor de varios artículos de esta Ley. En los presupuestos generales del Estado para 2014, el gobierno del PP sigue aportando dinero de todos los españoles, para una Ley malvada que ha reabierto las heridas de la guerra civil en España nuevamente, actuando así de cómplices de Zapatero, al que criticaban estando en la oposición. 

Mas información:

En 2013 han habido iniciativas ciudadanas de recogidas de firmas para pedir al presidente del gobierno la derogación de esta Ley, las cuales siguen vigentes.

La noticia más reciente a este artículo la leí ayer, donde se confirma que el PP y Zapatero son bastante más parecidos de lo que se presumía
Publicar un comentario en la entrada