7 de septiembre de 2013

VITAMINA B 12

Interviene en el normal funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro, la formación de los glóbulos rojos de la sangre, el metabolismo, y la fabricación del ADN. Es conocida sobre todo porque su déficit produce una enfermedad llamada anemia perniciosa.

La falta de vitamina B12 puede producir cansancio, debilidad, anemia, estreñimiento, pérdida de memoria, desorientación, alucinaciones y hormigueos en brazos y piernas. Algunas personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer padecen en realidad una deficiencia de vitamina B12.

Otros síntomas de deficiencia de vitamina B12 incluyen depresiones crónicas, problemas de equilibrio, confusión, psicosis periódicas o trastorno bipolar atípico, enfermedades autoinmunes, demencia, depresiones recurrentes y fatiga crónica.

La falta de esta vitamina puede producir síntomas y daños en el sistema nervioso incluso en personas que no presentan anemia, de manera que es importante tratar las deficiencias de esta vitamina lo antes posible.

ALIMENTOS DONDE LA PODEMOS ENCONTRAR:

Las almejas, ostras y mejillones. Si comes 20 almejas pequeñas, estás tomando un 3.132 % de la cantidad diaria recomendada. También son ricos  el caviar, el pulpo, el pescado, el cangrejo y la langosta.
La carne, el pollo, el pescado, los huevos y los productos lácteos.
Los cereales que se utilizan para el desayuno llevan suplementos de vitamina B12.


Es una vitamina hidrosoluble. Esto significa que no se acumula en el cuerpo, sino que nuestro organismo utiliza la que necesita y elimina el resto. Por este motivo, los suplementos no causan ningún daño, aunque se usen en dosis muy altas.

Publicar un comentario