25 de septiembre de 2013

AVERTENCIAS PARA LOS TIEMPOS FINALES (2)

Es necesario formarse para no caer en trampas en estos tiempos finales que llevan hacia la gran apostasía. "Católico ignorante seguro protestante". Se puede llegar a ser protestante sin llegar a salir físicamente de la Iglesia Católica. ¿Cómo? Negando una o varias enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, ya te estás poniendo fuera de ella. No se puede ser católico y discrepar de la enseñanza de la Iglesia en materia de fe y doctrinal. Porque la Iglesia tiene una autoridad que tu no puedes desafiar, porque se la ha dado Cristo, y si Cristo se la ha dado, y luchas contra la Iglesia, estarás luchando contra el propio Cristo. ¿Sáulo, Sáulo, por qué me persigues?

Hablaba que necesitas formarte, pero veamos el contexto según yo lo veo. No porque seas un doctor en teología serás más grande en sabiduría. No digo que haya alguno que sepa mucho y bien, pero cómo pongas tu confianza en los grandes estudios y titulaciones que tienes, es más probable que te ocurra como a los fariseos y doctores de la Ley. Y ya sabes lo bien que entendieron las palabras de Cristo y luego a los Apóstoles.

No. Para estar bien formado, lo primero que tienes que hacer es ser humilde. Un pescador de galilea puede llegar a estar muy bien formado como cristiano, y sin acudir a ningún centro de estudios bíblicos, o optar a licenciaturas. (entonces no existían)

Para formarte bien, como digo, lo primero humildad. Lo segundo que yo veo, es que tengas vida de oración, contacto frecuente con el Señor. No importa el modo, sino la intención. Si es recta y te brota del corazón sincero, eso es.

Para formarte bien, luego tienes que desear conocer al Señor, no conocer como un simple placer intelectual, o para satisfacer tu propio ego, o lograr alcanzar metas de glorias humanas. Sólo un simple deseo sincero de querer conocer a Dios, y un deseo recto de querer fundirte en una comunión perfecta con tu Señor y Salvador. Obviamente si te falta humildad, es probable que no veas este aspecto que te digo, y si crees que por tus títulos y méritos académicos tienes ganado el conocimiento de Dios, yo me atrevo a decir ahora mismo, que no es así. Sin humildad, habrás aprendido letras de memoria, pero no te llegarán al corazón, porque la soberbia lo impide.

Para conseguir todo esto, si no al principio, si en algún punto del camino es necesario ser consciente en que necesitas de la Gracia, y esa te viene de modo particular, en los Sacramentos de la Iglesia, especialmente confesión y Eucaristía, al igual que hombre come alimento para sostener el cuerpo.

Hace diez años, no podría haber escrito esto, por eso lo escribo hoy.
Publicar un comentario