8 de agosto de 2013

Qo 1,2;2,21-23: ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?

Qo 1,2;2,21-23: ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?
Vaciedad sin sentido, dice el Predicador,

vaciedad sin sentido; todo es vaciedad.

Hay quien trabaja con destreza,

con habilidad y acierto,

y tiene que legarle su porción

al que no la ha trabajado.

También esto es vaciedad y gran desgracia.

¿Qué saca el hombre de todo su trabajo

y de los afanes con que trabaja bajo el sol?

De día dolores, penas y fatigas;

de noche no descansa el corazón.

También esto es vaciedad.


COMENTARIO:


Vanidad de vanidades, todo es vanidad. La vanidad se define en el diccionario, de la siguiente forma:


Vanidad s. f.
  Orgullo o sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato despectivo y desconsiderado. altanería, arrogancia.
  Cosa que solamente sirve para mostrar riqueza, lujo o poder y que carece de valor moral.
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

Si analizamos el significado entenderemos mejor lo que quiere decir Cohélet, el autor del libro del Eclesiastés, un libro del Antiguo Testamento que a mi personalmente me encanta. Cuanto placer y respuestas a la vida me ha dado este libro. Si lees atentamente lo que dice el autor sagrado, puede que te choque. ¿Es que la vida esta es todo vaciedad? Digo primero, que Cohélet fue una persona muy rica, que tuvo en la vida todo lo material que un hombre puede desear. Todo. Y es el, desde su experiencia el que cuenta estas cosas. Por algo será. Habría que prestarle atención porque hay mucha sabiduría en sus palabras.
En segundo lugar, la explicación cristiana para mi, es que si la vida no la enfocas desde Dios, poniendo a Cristo en el centro de ella, entonces hagas lo que hagas, al final todo será vanidad. En vano se afana el hombre, en vano trabaja el hombre si sólo se sacan penas y fatigas, en vano trabaja el hombre si siempre anda quejándose de que no gana lo suficiente, o mil problemas más. En vano trabaja el hombre si de repente se muere como suele ocurrir cada día, y todo lo que tiene y lo que hizo se lo queda otro. En vano se vive esta vida, si al final todo queda en una triste sepultura.
Pero, ¿y si la muerte no es el final? ¿Y si Cristo resucitó? Entonces cambiaría todo.



Publicar un comentario en la entrada