13 de agosto de 2013

Mi posición sobre Gibraltar

De repente apareció Gibraltar, y nos damos cuenta que existe y que es un trozo de territorio español que al parecer nos robaron los británicos. Esto creo que es un hecho histórico contrastado. Desde hace muchos años, yo tenía la impresión de que Gibraltar era algo raro, pero como no era un tema del que se hablara mucho, pues se pasaba por alto y punto. Ahora me voy enterando de que aquello es un paraíso fiscal, que se pagan menos impuestos que en España, que se defrauda mucho, y que pasan cosas raras. Que la gente va allí desde España para beneficiarse y beneficiar a Gibraltar, pero perjudicar a España. Eso no está bien. Si hay contrabando, hay que pararlo. Si hay tomadura de pelo a la Hacienda pública española, hay que cazarlos. Y todo el detonante han sido los bloques de cemento que han tirado al agua, que ha fastidiado a compatriotas nuestros, pescadores, que salen con sus barcas a ganar el pan de los suyos. Eso no está bien.

Desde aquí pido toda la contundencia al gobierno de España para defender los intereses de la Patria española, y que usen todos los recursos legales disponibles para incluso, si cabe, recuperar la soberanía del peñón, y si esto no fuera posible, que dejen de tomarnos el pelo y que se tomen las medidas definitivas para favorecer a los que desfavorecen.

Un gran pacto entre todas las fuerzas políticas sería deseable, pero como resulta que el congreso de los diputados está plagado de traidores y anti-españoles, unos por acción (caso de nacionalistas, etc), y otros por omisión, el tema está difícil por ahí. Sólo nos queda confiar en que este gobierno será firme y valiente, y no retrocederá más ante esta cuestión.
Publicar un comentario