23 de julio de 2013

Querido Frankie

Querido Frankie:

Fuiste un perro fiel, con tu carácter fuerte, pero apegado a nosotros. Nos diste grandes momentos de compañía y cariño en tus más de 15 años de vida con nosotros. Los que no tienen animales no entenderán esto, pero quiero decirte que te hemos querido mucho, y que Dios nos dio contigo también, un regalo. Tus últimos días coincidieron con la enfermedad de Ana Mari, y ya sabes...yo hice lo que pude, te cuidé lo mejor que pude, y nunca olvidaré que ya tendido en el suelo sin poder ponerte en pie, comiste y bebiste de mi mano, e incluso me diste uno de esos cariñitos tuyos. 

Pienso que de una forma u otra te volveré a ver. ¿Por qué no pensarlo, si Dios todo lo puede?
Publicar un comentario en la entrada