27 de julio de 2013

Nuestro Padre Jesús Cautivo - (Testimonio)

No me guardaré para mi algo que pienso debe ser públicamente conocido para mayor gloria de Dios.

Mi mujer se puso gravemente enferma. Un cuadro muy grave de meningitis bacteriana. Los dos primeros días fueron muy complicados, y los médicos estaban muy preocupados, aunque no supe lo realmente preocupados que estaban hasta casi el último día de estancia en el hospital. Durante los primeros 7 días especialmente, mientras estuvo en la U.V.I., Dios estuvo a nuestro lado. A mi personalmente se me hizo presente mediante la Bendita Imagen de Jesús Cautivo. Cada día cuando iba a verla al hospital, la canción que van a oír resonaba en mi interior esta y otra canción sin yo saber porqué. Escuchaba la música sin necesidad de aparatos. Estaba dentro de mi, y me acompañaba y me animaba en el peor momento de mi vida. Podría haber sido de otra forma, podría no haber sucedido así, pero así sucedió, y así lo cuento.

Y yo luego en la U.V.I., durante los dos primeros días, mientras estuvo inconsciente, se la cantaba, con la esperanza y la fe puesta en Jesucristo, el que "dio vista a los ciegos y que andaba sobre el agua". Hice en todo momento, aquello que he aprendido todos estos años acerca de mi fe en Cristo, sólo que como hermanos de la Cofradía del Cautivo y la Trinidad, esto adquiere una mayor relevancia y significado.

Publicar un comentario