25 de junio de 2013

Virgen en Fátima y la tercera parte del secreto -explicado-

La Madre de Dios se apareció a tres niños, pastores en Fátima. El 13 de Julio de 1917 se les reveló por parte de la Virgen un secreto en la Cueva Iria-Fátima y fue transcrito por Sor Lucía (una de las videntes) el 3 de enero de 1944. Fue hecho público por el Cardenal Angelo Sodano, el 13 de mayo del 2000.
Así relata Sor Lucía, la tercera parte de este secreto:
"Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: 'algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él' a un Obispo vestido de Blanco 'hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre'. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Angeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios".
Joseph Ratzinger, entonces Prefecto de la Congragación para la Doctrina de la Fe comentó teológicamente esta revelación tratando de interpretarlo, por decisión del entonces Papa Juan Pablo II que quiso dar a conocer la tercera parte del secreto, aún entonces no revelada. El Papa Juan XXIII no lo quiso revelar. Su sucesor Pablo VI, tampoco. Juan Pablo I, no tuvo tiempo porque su pontificado duró un mes, y Juan Pablo II sufrió un atentado el 13 de Mayo de 1981 en el que salvó la vida de milagro tras ser disparado. Este atentado dio lugar a que Juan Pablo II pidiera el sobre con el texto del secreto, justo después del atentado. El 7 de Junio de 1981, el Papa Juan Pablo II realizó la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María, cosa que sor Lucía confirma que es como la Virgen en Fátima había pedido.

Una indicación para la interpretación de la tercera parte del « secreto » la había ya insinuado Sor Lucía en una carta al Santo Padre del 12 de mayo de 1982. En ella se dice:
« La tercera parte del secreto se refiere a las palabras de Nuestra Señora: “Si no [Rusia] diseminará sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre sufrirá mucho, varias naciones serán destruidas” (13-VII-1917).
La tercera parte es una revelación simbólica, que se refiere a esta parte del Mensaje, condicionado al hecho de que aceptemos o no lo que el mismo Mensaje pide: “si aceptaren mis peticiones, la Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, diseminará sus errores por el mundo, etc.”.
Desde el momento en que no hemos tenido en cuenta este llamamiento del Mensaje, constatamos que se ha cumplido, Rusia ha invadido el mundo con sus errores. Y, aunque no constatamos aún la consumación completa del final de esta profecía, vemos que nos encaminamos poco a poco hacia ella a grandes pasos. Si no renunciamos al camino del pecado, del odio, de la venganza, de la injusticia violando los derechos de la persona humana, de inmoralidad y de violencia, etc.
Y no digamos que de este modo es Dios que nos castiga; al contrario, son los hombres que por sí mismos se preparan el castigo. Dios nos advierte con premura y nos llama al buen camino, respetando la libertad que nos ha dado; por eso los hombres son responsables ».

Bandera de la Unión Soviética desde su
establecimiento en 1922 hasta su caída
en 1991.

Curiosamente la Unión Soviética se funda después de estos mensajes en Fátima. La primera guerra mundial había comenzado en 1914 y finalizó en 1918. En 1936, la guerra civil española, es una lucha contra el comunismo y el ateísmo que había comenzado a infiltrarse en España. En la década de los 30 el fascismo de Hitler y Mussolinni, y en 1939 hasta 1945 la segunda guerra mundial. Hoy, en la segunda década del siglo XXI la hoz y el martillo siguen siendo emblemas de mucha gente, y otros que no lo tienen han bebido de sus fuentes.



A petición de Juan Pablo II, Sor Lucía explica a Mons. Tarcisio Bertone en el año 2000 con respecto a la interpretación de la tercera parte del secreto, que:

Sor Lucía estuvo de acuerdo en la interpretación según la cual la tercera parte del secreto consiste en una visión profética comparable a las de la historia sagrada. Reiteró su convicción de que la visión de Fátima se refiere sobre todo a la lucha del comunismo ateo contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de las víctimas de la fe en el siglo XX.

Recuerdo en este punto de mi artículo, que el comunismo ateo fue vencido y mantenido a raya en España mientras vivió Francisco Franco, pero tanto el Rey D. Juan Carlos I, como Adolfo Suárez, entre otros muchos protagonistas, le abren el camino de nuevo en España al inicio del régimen democrático.



Sobre la figura del obispo vestido de blanco en la visión, Sor Lucía confirmó que se trataba del Papa que sufría, aunque no fue revelado su nombre. En la visión, el Papa es herido de muerte y cae a tierra. Juan Pablo II fue disparado en 1981, pero una mano guió la bala y no murió de forma milagrosa. El mismo Juan Pablo II afirmó en 1994, que:
« una mano materna guió la trayectoria de la bala, y el Papa agonizante se detuvo en el umbral de la muerte »

Sor Lucía, siguiendo una intuición propia, pidió que la tercera parte del secreto no se revelara antes de 1960, porque creyó que este no sería entendido. Y como vemos, no es hasta el año 2000 que esta tercera parte del secreto es finalmente revelada por la Iglesia.

Posteriormente, al finalizar la Misa en Fátima presidida por Juan Pablo II el 13 de Mayo de 2000, el Cardenal Angelo Sodano, dice entre otras cosas esto:

Este texto es una visión profética comparable a la de la Sagrada Escritura, que no describe con sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos futuros, sino que sintetiza y condensa sobre un mismo fondo hechos que se prolongan en el tiempo en una sucesión y con una duración no precisadas. Por tanto, la clave del lectura del texto ha de ser de carácter simbólico.La visión de Fátima tiene que ver sobre todo con la lucha de los sistemas ateos contra la Iglesia y los cristianos, y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio. Es un interminable Via Crucis dirigido por los Papas del Siglo XX.
Es decir, que la Iglesia, dice cosas muy similares a lo dicho por Sor Lucía, y añade alguna luz más, como el carácter simbólico de la visión, y la lucha del ateismo contra la Iglesia durante el siglo XX.

Dice además:
Caida del muro de Berlín en 1989. En 1991 se disolvió la Unión Soviética
Los sucesivos acontecimiento del año 1989 han llevado, tanto en la Unión Soviética como en numerosos Países del Este, a la caída del régimen comunista que propugnaba el ateísmo. También por esto el Sumo Pontífice le está agradecido a la Virgen desde lo profundo del corazón. Sin embargo, en otras partes del mundo los ataques contra la Iglesia y los cristianos, con la carga de sufrimiento que conllevan, desgraciadamente no han cesado.
Decir que en España, debido a la crisis que sufrimos, está ascendiendo nuevamente el comunismo y las ideologías ateas, de una manera peligrosa.

Posteriormente es el cardenal Joseph Ratzinger el que escribe en su comentario teológico:

La parte más importante del Comentario Teológico está dedicada a "un intento de interpretación del secreto de Fátima". Del mismo modo que la palabra clave de la primera y de la segunda parte del "secreto" es la de "salvar almas", "la palabra clave de este 'secreto' es el triple grito: '¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!'. Viene a la mente el comienzo del Evangelio: 'paenitemini et credite evangelio' (Mc 1,15).

En cuanto a la visión de las imágenes del secreto:

"El ángel con la espada de fuego a la derecha de la Madre de Dios recuerda imágenes análogas en el Apocalipsis. Representa la amenaza del juicio que incumbe sobre el mundo. La perspectiva de que el mundo podría ser reducido a cenizas en un mar de llamas, hoy no es considerada absolutamente pura fantasía: el hombre mismo ha preparado con sus inventos la espada de fuego".
La destrucción atómica de 1945 en
Hiroshima y Nagasaki es una broma
para lo que el hombre es capaz de
conseguir hoy.


"La visión muestra después la fuerza que se opone al poder de destrucción: el esplendor de la Madre de Dios, y proveniente siempre de él, la llamada a la penitencia. De este modo se subraya la importancia de la libertad del hombre: el futuro no está determinado de un modo inmutable, y la imagen que vieron los niños no es una película anticipada del futuro, de la cual nada podría cambiarse. En realidad, toda la visión tiene lugar sólo para llamar la atención sobre la libertad y para dirigirla en una dirección positiva. (...) Su sentido es el de movilizar las fuerzas del cambio hacia el bien. Por eso están totalmente fuera de lugar las explicaciones fatalísticas del 'secreto' que dicen que el atentado del 13 de mayo de 1981 habría sido en definitiva un instrumento de la Providencia. (...) La visión habla más bien de los peligros y del camino para salvarse de los mismos".


"el lugar de la acción -explica el cardenal Ratzinger- aparece descrito con tres símbolos: una montaña escarpada, una gran ciudad medio en ruinas, y finalmente una gran cruz de troncos rústicos. Montaña y ciudad simbolizan el lugar de la historia humana: la historia como costosa subida hacia lo alto, la historia como lugar de la humana creatividad y de la convivencia, pero al mismo tiempo como lugar de las destrucciones, en las que el hombre destruye la obra de su proprio trabajo (...) Sobre la montaña está la cruz, meta y punto de orientación de la historia. En la cruz la destrucción se transforma en salvación; se levanta como signo de la miseria de la historia y como promesa para la misma".

"Aparecen después aquí personas humanas: el Obispo vestido de blanco ('hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre'), otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y, finalmente, hombres y mujeres de todas las clases y estratos sociales. El Papa parece que precede a los otros, temblando y sufriendo por todos los horrores que lo rodean. No sólo las casas de la ciudad están medio en ruinas, sino que su camino pasa en medio de los cuerpos de los muertos. El camino de la Iglesia se describe así como un viacrucis, como camino en un tiempo de violencia, de destrucciones y de persecuciones. En esta imagen, se puede ver representada la historia de todo un siglo. Del mismo modo que los lugares de la tierra están sintéticamente representados en las dos imágenes de la montaña y de la ciudad, y están orientados hacia la cruz, también los tiempos son representados de forma compacta".

"En la visión podemos reconocer el siglo pasado como siglo de los mártires, como siglo de los sufrimientos y de las persecuciones contra la Iglesia, como el siglo de las guerras mundiales y de muchas guerras locales que han llenado toda su segunda mitad y han hecho experimentar nuevas formas de crueldad. En el 'espejo' de esta visión vemos pasar a los testigos de la fe de decenios".
En el viacrucis de este siglo "la figura del Papa tiene un papel especial. En su fatigoso subir a la montaña podemos encontrar indicados con seguridad juntos diversos Papas, que empezando por Pío X hasta el Papa actual han compartido los sufrimientos de este siglo y se han esforzado por avanzar entre ellos por el camino que lleva a la cruz. En la visión también el Papa es matado en el camino de los mártires )No podía el Santo Padre, cuando después del atentado del 13 de mayo de 1981 se hizo llevar el texto de la tercera parte del 'secreto', reconocer en él su proprio destino? Había estado muy cerca de las puertas de la muerte y él mismo explicó el haberse salvado con las siguientes palabras: 'fue una mano materna la que guió la trayectoria de la bala y el Papa agonizante se detuvo en el umbral de la muerte' (13 de mayo de 1994). Que 'una mano materna' haya desviado la bala mortal muestra sólo una vez más que no existe un destino inmutable, que la fe y la oración son poderosas, que pueden influir en la historia y, que al final, la oración es más fuerte que las balas, la fe más potente que las divisiones".

PIO XII durante la 2ª guerra mundial. Se opuso al 
nazismo y al comunismo. Su médico dijo después 
de su muerte:  "El Santo Padre no murió a causa de alguna
enfermedad específica. Estaba agotado por completo.
Tuvo un exceso de trabajo más allá del límite.
Su corazón estaba sano, sus pulmones estaban bien.
Pudo haber vivido otros 20 años, si se hubiera salvado a sí mismo."


















Gobernó la Iglesia católica con mano firme en 
una época en que esta se enfrentaba a un laicismo
muy fuerte así como a numerosas tendencias del
modernismo en los campos de los estudios bíblicos 
y la teología 


La conclusión del secreto, prosigue el cardenal Ratzinger, "recuerda imágenes que Lucía puede haber visto en libros piadosos, y cuyo contenido deriva de antiguas intuiciones de fe. Es una visión consoladora, que quiere hacer maleable por el poder salvador de Dios una historia de sangre y lágrimas. Los ángeles recogen bajo los brazos de la cruz la sangre de los mártires y riegan con ella las almas que se acercan a Dios. La sangre de Cristo y la sangre de los mártires están aquí consideradas juntas: la sangre de los mártires fluye de los brazos de la cruz. Su martirio se lleva a cabo de manera solidaria con la pasión de Cristo y se convierte en una sola cosa con ella".


"La visión de la tercera parte del secreto tan angustiosa en su comienzo, se concluye pues con una imagen de esperanza: ningún sufrimiento es vano y, precisamente una Iglesia sufriente, una Iglesia de mártires, se convierte en señal orientadora para la búsqueda de Dios por parte del hombre (...) del sufrimiento de los testigos deriva una fuerza de purificación y de renovación, porque es actualización del sufrimiento mismo de Cristo y transmite en el presente su eficacia salvífica".


¿Qué significa en su conjunto (en sus tres partes), el "secreto" de Fátima?, se pregunta por último el cardenal Ratzinger. "Ante todo debemos afirmar con el cardenal Sodano: 'los acontecimientos a los que se refiere la tercera parte del 'secreto' de Fátima parecen pertenecer ya al pasado'. En la medida en que se refiere a acontecimientos concretos ya pertenecen al pasado. Quien había esperado impresionantes revelaciones apocalípticas sobre el fin del mundo o sobre el curso futuro de la historia se desilusionará. Fátima no nos ofrece este tipo de satisfacción de nuestra curiosidad, lo mismo que la fe cristiana no quiere y no puede ser un mero alimento para nuestra curiosidad. Lo que queda de válido lo hemos visto de inmediato al inicio de nuestras reflexiones sobre el texto del 'secreto': la exhortación a la oración como camino para la 'salvación de las almas' y, en el mismo sentido, la llamada a la penitencia y a la conversión".


"Quisiera al final volver aún sobre otra palabra clave del 'secreto', que con razón se ha hecho famosa: 'mi Corazón Inmaculado triunfará'.¿Qué quiere decir esto? Que el corazón abierto a Dios, purificado por la contemplación de Dios, es más fuerte que los fusiles y que cualquier tipo de arma. El fiat de María, la palabra de su corazón, ha cambiado la historia del mundo, porque ella ha introducido en el mundo al Salvador, porque gracias a este 'sí' Dios pudo hacerse hombre en nuestro mundo y así permanece ahora y para siempre. El maligno tiene poder en este mundo, lo vemos y lo experimentamos continuamente; él tiene poder porque nuestra libertad se deja alejar continuamente de Dios".
"Pero desde que Dios mismo tiene corazón humano y de ese modo ha dirigido la libertad del hombre hacia el bien, hacia Dios, la libertad hacia el mal ya no tiene la última palabra. Desde aquel momento cobran todo su valor las palabras de Jesús: 'padeceréis tribulaciones en el mundo, pero tened confianza; yo he vencido al mundo' (Jn 16,33). El mensaje de Fátima nos invita a confiar en esta promesa".


Benedicto XVI ha tenido que soportar enormes sufrimientos por causa de los abusos sexuales cometidos sobre menores, por sacerdotes, y Benedicto XVI afirmó en 2010 que estos sufrimientos forman parte también de esta tercera parte del secreto de Fátima revelado por la Virgen.
"Más allá de la misión de sufrimiento del Papa, que en primera instancia podemos relacionar con el atentado contra Juan Pablo II, en el mensaje de Fátima hay indicaciones sobre la realidad del futuro de la Iglesia", señaló Benedicto XVI. Jacinta, Francisco y Lucía hablaban "de sufrimientos de la Iglesia que se anunciaban". "El Señor ha dicho que la Iglesia sufrirá hasta el fin del mundo. Y esto lo vemos hoy de manera particular".
"Hoy las mayores persecuciones contra la Iglesia no vienen de fuera, sino de los pecados que están dentro de la propia Iglesia", en clara alusión al escándalo de pederastia que sacude a la Iglesia y que el Pontífice no ha dudado en calificar de "realmente aterrador".

En otra ocasión, el Papa Benedicto XVI dijo:
"se equivocan" quienes piensan que el mensaje de la Virgen de Fátima "ha terminado", ya que aquí -aseguró- "permanece el proyecto de Dios para el hombre y aunque éste ha intentado desencadenar un ciclo de muertes y terror no lo ha conseguido". el mensaje es para todo el mundo, para todos los papas, tiene una validez eterna y se refiere los sufrimientos de la Iglesia en todos los tiempos...
"El mensaje llama a la conversión permanente, a la penitencia y a las virtudes teologales fe, esperanza y caridad", indicó el Papa. 
Por último, lo más reciente. El pontificado del nuevo Papa Francisco, está consagrado precisamente a la Virgen de Fátima.

¿Está cerrado el tercer secreto de Fátima? Lo que es cierto es que la Iglesia lo ha dado a conocer, y en esta entrada del blog lo he tratado de explicar. Pero a día de hoy son muchos los que piensan que hay aún cosas del mensaje que no han sido reveladas. Yo tengo que decir a estos que pierden el tiempo en buscar y rebuscar y darle vueltas al tema. La Iglesia Católica ha hablado, y es a ella a quien tenemos que escuchar. Lo esencial del tema creo que lo he comentado en este artículo.

Autor: Francisco Javier Madueño
Publicar un comentario en la entrada