¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

21 de junio de 2013

Esta mañana fui agredido en un autobús por dos lesbianas

Es lamentable que pasen estas cosas hoy, pero así son, especialmente desde que gobernara el PSOE en España con Rodríguez ZAPATERO a la cabeza. Esto antes no pasaba, yo nunca lo viví, es una experiencia nueva. No es la primera vez en cambio que me veo forzado por el mal uso de la libertad de otros, a ver lo que no quiero ver. Me refiero por ejemplo a dos muchachos haciendo manitas como si fueran novios. O dos muchachas haciendo manitas, dándose besitos y comportándose como si fueran novios. Hoy fue lo segundo. Iba yo en el autobús, bastante lleno por cierto, y delante de mi llegan y se sientan varios jóvenes que parecía estar celebrando que se acababan las clases. Hasta ahí, bien. Normal. Lo anormal fue cuando comencé a observar porque lo tenía delante de mis ojos como dos chicas bastante jóvenes por cierto, iban agarradas. ¡Que bonito! ¡Que bucólico!. Traté de comprenderlas, porque yo no le deseo el mal a nadie, y me daba la impresión de que estas dos chicas se comportaban como dos novios que un día se casaran y formaran una familia. Aquí es donde está la trampa. ¡Dejadlas, mira como se quieren!, ESA ES LA TRAMPA. Sospecho que la culpa inicial de su anormal comportamiento, no la tienen ellos, sino que la tienen partidos políticos como el PSOE de Zapatero y Rubalcaba, o el PP de Rajoy, o los comunistas de izquierda unida...¿Pero, es que hay algún partido representado en el congreso, que se haya opuesto a que se eduquen a los niños diciéndoles que formar parejas del mismo sexo es algo muy normal, que es lo que vienen haciendo en España desde hace años?

Observemos la historia de España. Primero fueron algunas comunidades autónomas las que  fueron aprobando en la década de los 90, leyes para que una pareja de homosexuales o lesbianas pudieran legalizar su relación y obtener beneficios. Desde entonces nos trataron de acostumbrar a los españoles en pequeñas dosis que dos forman una pareja aunque esos dos sean del mismo sexo (una mentira repetida mil veces, aunque sea mentira, hay quien acaba dándola por algo normal y aceptable). En esta sociedad española relativista y cada vez más anticristiana empezando por los que nos gobiernan, era lógico que poco a poco fueran calando.

Lo llamaron pareja de hecho, y valía también para todos aquellos que no se querían casar. En 1998 fue Cataluña, pero sin permitir que pudieran adoptar. Le siguió Navarra en el 2000, con la ÚNICA oposición del partido UPN, que si admitía que dos homosexuales pudieran adoptar niños. Cómo la Constitución española de 1978, nos coló la trampa que pocos vieron, de que sólo al Estado le correspondía regular las formas de matrimonio (Art. 149.1.8ª), eso hizo que desde 1994 en España y hasta 2001, gobiernos de distinto signo (PSOE y PP) trataran de hacer leyes que favorecieran que pudieran fomentarse las parejas del mismo sexo en España.

Es bajo un gobierno presidido por Aznar, que se empieza a tratar de presionar para cambiar en el código civil de España, que matrimonio se refiere a personas de distintos sexo, para lograr avanzar un peldaño más en lo que unos llaman "derechos", y que yo llamo "degradación moral", "mal uso de la libertad", y otras cosas similares. Llegado al poder Zapatero, lo primerito que hicieron prácticamente es lograr con ley en la mano, cambiar el matrimonio. Cambian el código civil. Un ejemplo, de que la libertad y la democracia puede ser también maligna es este. Si mañana legislan que un delito no es delito, pues según la ley no lo es. Hay está la perversión de este sistema político que tenemos basado en la constitución de 1978. La partitocracia. Hubieron más aberraciones en aquella legislatura, pero nos quedaremos en esto de momento, que ya es suficiente.

Con la aprobación definitiva de la ley de matrimonio homosexual en 2005, España se situa con el vergonzoso honor de ser el tercer país del mundo en aprobar esto, y cambiar el curso de la historia y de la naturaleza. El PP se opuso, pero no nos engañemos, sólo en el uso de la palabra "matrimonio", en el resto estaban de acuerdo, y siempre lo estuvieron al igual que los socialistas. El consejo de Estado se oponía, pero de nada sirvió. Muchos españoles se oponían, pero de nada sirvió. El poder lo tiene el congreso, y la mayoría era pro-matrimonio homosexual. Sólo el PP y Unión Democrática de Cataluña se opusieron. Sin embargo, la oposición del PP no servía para nada, pues ya en sus filas existía una gran mayoría de personas más partidarias de seguir la escalada del despropósito y el intento de atacar a la familia tradicional. El Rey de España, Juan Carlos I, atrapado por su propia trampa sanciona la Ley, mientras que otro Rey, el de Bélgica no llegó a firmar en su momento por ejemplo una Ley a favor del aborto.

El PP presenta un recurso de inconstitucionalidad en 2005, cayendo en una nueva trampa que demuestra su poca voluntad de impedir de perpetrar el ataque a la familia. La trampa consistía en que si el recurso se perdía, y el tribunal constitucional no les daba la razón, quedarían bastante mal parados, como así sucedió. Curiosamente tardaron 7 años en votar esto, y ya gobernando Rajoy, el tribunal constitucional les dice que el matrimonio homosexual no es inconstitucional por 8 contra 3.

El PP nunca fue a favor de la familia. Rajoy y el actual gobierno con mayoría absoluta podrían haber anulado todo esto, pero no lo han hecho. Y de aquí, a lo que me ha pasado hoy en el autobús, hay sólo un pasito, y luego vendrá otro pasito, y luego otro. Y la futura generación de españoles lo sufrirá peor, y a España ya no la conocerá ni la madre que la parió.

Yo tuve que soportar la agresión de tener a dos chicas haciendo manitas y dándose besitos en un autobús, a la vista de todos. Me hicieron sentirme fatal. Que tristeza. Que pena más grande. Que pérdida. Hoy estos jóvenes se sienten avalados por las leyes de nuestros políticos que han prostituido a España. Ellos piensan que no hacen nada malo, porque así se lo han enseñado sus maestros. Y sus maestros lo han enseñado gracias a políticos tan nefastos como los que he mencionado.

Lo mismo ocurre con el aborto, pero eso lo dejo para otro día.


Publicar un comentario