4 de junio de 2013

Corpus de Málaga 2013 y la crítica de Ignacio Castillo

Para Ignacio Castillo, en artículo publicado en la opinión de Málaga, la procesión del Corpus del pasado domingo, tuvo luces (pocas) y sombras (muchas). Veamos cuales son esas sombras.

Una de las sombras, parece ser que fue que las representaciones cofrades no llevaran velas en su mayoría. Calificar este hecho como sombra no me parece equilibrado ni justo, pues lo importante en mi opinión, no es si llevas una vela o no, sino de que estés allí, dentro del cortejo, acompañando al Señor Sacramentado, dando testimonio de tu fe. A mi, desde mi posición dentro del cortejo, me parecía muy bonito ver la fila de cofradías con sus guiones y sus representaciones. No me pararía yo a contar si eran más o menos numerosas, eso me parece secundario, y buscarle tres pies al gato.

Por otro lado, si el año anterior se prohibieron las velas, también hay que pensar que a los cofrades nos pueden volver un poco locos con el tema de las velas. Ahora si, ahora no...Así que si hay sombra, más bien la enfocaría yo en eso. Para el Sr. Castillo, el no portar velas por parte de algunas hermandades, lo achaca a excusas, y que realmente lo han hecho a drede. Al parecer el Sr. Castillo conoce las interioridades de cada uno de los cofrades y cofradías en relación con esta procesión.

Una gran luz, vi yo, y fue la cantidad de cofrades y otros carismas de la Iglesia, dando testimonio en el desfile, con los brazos cruzados, o con algo en las manos. Otros desde fuera, portan cámaras, móviles, y otras cosas, incluso comestibles.

También le parece mal al autor del artículo que los presidentes de la agrupación de cofradías, glorias fueran delante de los miembros de la adoración nocturna en solitario. A mi me parece que esto es criticar por criticar, pero de cualquier forma, el señor Castillo no nos cuenta cual era la posición correcta, según el.

No me queda claro al leer su artículo, pero me ha parecido entender que también le pareció mal que se cantaran himnos eucarísticos con megafonía por parte de la Adoración Nocturna, y que estos fueran muchos. Digo lo mismo. ¿No es esto hacer simplemente una crítica negativa, sin más pretensión? Como no explica más, no se puede entrar al fondo de la cuestión y yo al desconocer los motivos y no haber visto esto, no puedo valorar más.

Bueno, esto es lo que más me ha llamado la atención a mi de este artículo publicado en la opinión de Málaga, y que como participante del cortejo con mi cofradía, me ha parecido de justicia, comentar.

http://semanasanta.opinionmalaga.com/mipropiosentir/2013/06/malaga-algun-brillo-y-muchas-sombras.html






El Señor no salió del primer templo hasta las 19.35 horas, cuando comenzaron a repicar las campanas. Cuando fue colocado con su viril en la custodia, la carroza se echó a andar, dirigida por primera vez por Rafael López Taza, auxiliado por dos cofrades de la Soledad de San Pablo. Los últimos años desempeñó esta misión el desaparecido Jesús Castellanos, que a su vez sustituyó, en su día, a Pepe Tirado, otro grande.
Rodeada de los canónigos, revestidos con hábito talar, iba la carroza, que presentaba interesantes novedades estéticas gracias, una vez más, a la colaboración de las cofradías. Salutación cedió cuatro faroles y Salesianos cuatro arcángeles, que portaban motivos sacramentales. Además, el exorno floral era más cuidado, en ánforas de la Sentencia y Prendimiento, y un moldurón en el que también aparecían uvas negras.
Mientras que la banda municipal iba en mitad de la comitiva, la Trinidad Sinfónica se incorporaba, como destacada novedad, tras la custodia, el obispo, los eméritos y el palio de respeto, con un acertado repertorio de marchas eucarísticas. Y detrás, una incontrolable masa de fieles que se metía entre los músicos.
Publicar un comentario