¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

7 de mayo de 2013

Papa Francisco hincha de un equipo Salesiano

Allá por el año 1907, en una calle de un barrio futbolero de Buenos Aires, llamado Almagro, los pibes (chicos) jugaban sus picados (partiditos) en el empedrado de las calles y en los terrenos desocupados. La esquina de la calles México y Treinta y Tres (frente a una iglesia de los curas Salesianos) era el punto de reunión preferido por ciertos fanáticos del fútbol. Estos muchachos, luego de conseguir unas camisetas color borravino con puños y cuello blanco, se lanzaron a desafiar a equipos de otros barrios y de otras cuadras con el nombre de "Los Forzosos de Almagro".



Después de jugar varios partidos se comenzó a gestar la idea de tener su propia cancha. Tarea que al principio parecía realmente imposible por la absoluta falta de apoyo económico… pero fue un hecho casi trágico el que desencadenó la decisión y, tal vez, fue Dios quien dirigió los pasos…

Un día los chicos estaban jugando en la calle mientras el Padre Lorenzo los observaba desde el Oratorio Salesiano, cuando Juancito Abondanza en la pasión del partido fue a parar contra un tranvía de la línea 27. El Padre saló inmediatamente y los encaró y les planteó el peligro de jugar en la calle. Entonces él les dijo que les cedía los terrenos que tenía dentro de la iglesia y les fabricaba los arcos para que jugaran allí, siempre y cuando ellos cumplieran con una condición: debían estudiar el catecismo e ir a misa los domingos.

Al equipo le iba bien. En esos momentos el padre Lorenzo Massa, SDB, les hizo saber que el guardaba en un armario de la capilla un juego de camisetas flamantes, de color azul y rojo, a bastones verticales y se las obsequió. De esta manera, la divisa adoptó definitivamente el color y forma que jamás cambiaría. Azul que simboliza el ideal y rojo que simboliza la lucha.

Llegó el histórico lunes 1º de abril de 1908, los muchachos se reunieron en el aula del Oratorio de San Antonio, de la calle México 4050, bajo la tutela de los hijos de San Juan Bosco. Se discutió el nombre del club porque había quienes no le gustaba "Club Los Forzosos de Almagro". El debate fue largo y surgieron todo tipo de propuestas: El Centinela de Quito, El Triunfador de Almagro, El Almagreño, Rio de La Plata, Almagro, El Invencible, Cestos y Canastas, entre otros. Sin embargo, hubieron quienes sostenían que tenía que incluir "de Almagro" porque ése era el barrio donde todo había nacido.

Luis Gianella sugirió llamarlo entonces "Lorenzo Massa" en honor a todo lo que el padre había hecho por ellos, pero el padre dijo que pecaría de soberbia salvo que sea en honor al santo y también que recuerde el primer triunfo de las armas patrióticas conducidas por el General San Martín en el combate de San Lorenzo.

Finalmente se acordó por aclamación el nombre: "Club Atlético San Lorenzo de Almagro", hoy, uno de los cinco equipos grandes del fútbol de la Argentina, según la Asociación del mismo país, por la cantidad de sus hinchas. Uno de ellos, el Papa Francisco.
Publicar un comentario