23 de mayo de 2013

NO SE PUEDEN HACER DOS COSAS AL MISMO TIEMPO

Supongamos una Iglesia, y supongamos un acto que sigue a la Misa. Algo está previsto que ocurra. Es algo bonito y bueno, y alguien se sube al ambón a anunciar lo que va a tener lugar a continuación. Supón que fueras tu el que tienes que subir a anunciar ante todos el acto. ¿Que te parece más lógico?

A) La gente te da la espalda, y cada uno se pone a hablar con el de al lado, y otros se levantan y se marchan a otro punto de la Iglesia o lugar donde se celebra el acto.

B) La gente se queda sentada respetuosamente escuchando lo que anuncias, y una vez terminado el anuncio asisten al acto que has anunciado.


Si escoges A, debemos entender que lo que dice el anunciante no interesa a nadie, que está de más, que es una pantomima, una mera escenificación sin público, pero si lo que hay detrás es el prestigio de la Iglesia, tu comunidad, tu asociación o tu cofradía, a lo mejor hay personas por allí que aprovechan el momento para atacarte por el mal ejemplo. Y tendrían razón, aunque nunca es bueno atacar a nadie.

Si escoges B, las cosas se hacen con un orden y un sentido que hacen que todo salga mejor y sea más aprovechado. Además la imagen hacia el exterior es mucho mejor, y aquello que dices defender queda más arriba en vez de un poco más abajo.
Publicar un comentario