22 de mayo de 2013

EL COSTE DEL COMPROMISO




El Ayuntamiento estaba instalando una tubería de desagüe a lo largo de la tapia del colegio. Al ir abriendo la zanja, dieron con una conducción eléctrica que se interponía en su camino. El encargado sospechó que se trataba de una vieja línea ya abandonada pero, para estar seguro, llamó al electricista del colegio.

      Llegó el electricista, miró el cable y les aseguró que era un cable ya desconectado.

- Podéis cortarlo y seguir adelante –Les dijo.

-¿Estás seguro de que  no hay ningún peligro? –preguntó el encargado.

-Ninguno –respondió el electricista.

-Entonces, ¿querrás cortarlo tú mismo? –le pidió el encargado.
El electricista dudó por un momento, y con una forzada sonrisa, dijo:

      -Bueno, no estoy tan seguro.


      -Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora?
      -le dice Pedro-
      ¡Daré mi vida por ti!
                                                     Juan 13, 37



Fuente: En casa con Dios. Hedwig Lewis, S.J.
Publicar un comentario