29 de mayo de 2013

1ª epístola de San Pablo a los Corintios (1 Co 1-2)

EL CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, PERO LA PALABRA DE DIOS NO PASARÁ
Ruinas del Templo de Apolo en Corinto
El Apóstol se ve obligado a escribir a los Corintios. La carta la recibirán primero los que dirigen la comunidad cristiana, lo que hoy sería tal vez una Parroquia. Se trata de la primera carta del Apóstol de Tarso, dirigida a esa comunidad, alarmado por las noticias de que los creyentes allí se están dividiendo en bandos absurdos.

Pablo llama a los creyentes de la comunidad corintia, "santificados en Cristo Jesús", "llamados a ser santos". Es decir para el Apóstol, los cristianos, los creyentes, los bautizados, son personas "santificadas", por la parte que toca a lo que ya han recibido de Dios, es decir, el Bautismo, el nuevo nacimiento, y el paso de la vida vieja a la nueva a la que debe llevarnos la verdadera conversión, y por otro lado son candidatos a la santidad, han sido llamados a santificar totalmente sus obras y sus vidas con la asistencia de la Gracia de Dios, sin la cual nada podemos.
Publicar un comentario