23 de abril de 2013

El estado del bienestar es una farsa

Anoche escuché en televisión, como cada vez son más las voces que coinciden con un pensamiento que me ha acompañado media vida por los menos.

Muchos políticos de este régimen iniciado en 1978 han ido creando desde el principio una falsa conciencia en las españoles. Se han encargado de fomentar y educar mal a los españoles, con quimeras e ideas falsas de lo que es el progreso y el bien. No se puede engañar como han engañado al menos a dos generaciones de españoles. A los primeros, haciéndoles creer eso de "libertad, libertad, sin ira libertad". La libertad tiene un problema. Que se puede convertir en libertinaje, al amparo de los poderes públicos que han caído también en lo mismo, porque son también seres humanos y pecadores. El verdadero bienestar de las personas nunca podrá llegar como consecuencia de un mal uso de la libertad, y en España cuando la justicia es a veces injusta y lenta, y se usa la libertad para actuar impunemente, la sociedad empieza a degradarse. Y estamos ahora en eso. Cosechando los lodos de aquellos barros. Cosechando los frutos de aquellas semillas sembradas al inicio del régimen monárquico que ha contribuido a dar alas a los hijos y nietos de aquellos republicanos nostálgicos de uno de los periodos más negros de nuestra historia. Unos hijos y nietos a los que les han contado muchas milongas, y que por otro lado han sido educados en el libertinaje de este sistema que hace aguas por muchos lados.

No se puede educar a los españoles en la cultura del "todo gratis". "El estado lo paga", "Tengo derechos, pero no obligaciones", etc.

Yo ya lo veía venir desde hacia muchos años. Los desahucios en muchos casos son consecuencia de una España débil y precaria donde muchos se lanzaron al consumo desenfrenado, sin pensar en las consecuencias cuando vinieran las vacas flacas. Culpa tienen los que han usado una vivienda para enriquecerse nada más, a costa de los demás, los que han contribuido a que una vivienda sea un artículo de lujo imposible de pagar decentemente, si no es a costa de un sufrimiento por encima de lo normal, hipotecándose de por vida. Este error, de pensar que el dinero y el trabajo depende de las promesas de un régimen político que ha fracasado en muchas cosas, ha llevado a muchos españoles a la ruina y a la desesperación. A otros les ha llevado a sacar lo peor que lleva dentro el ser humano, y a convertirse en revolucionarios y anti-sistemas, sin pensar en las consecuencias nefastas de sus actos, y que por la violencia y el revelarse de ciertas formas, siempre acaba mal. Ignoran la historia de España, y del mundo, o les han convencido de que la historia se puede cambiar así, a pesar de que la misma historia demuestra que la violencia sólo engendra muertes, y cuando hermanos se enfrentan a hermanos, usan el insulto, el acoso, balas en una carta, etc, es sólo paso previo a algo peor.

Españoles, creed en Dios. Sólo escuchando la voz de Dios que os ama y quiere que viváis, podremos superar todas las dificultades.

VIVA JESUCRISTO RESUCITADO.
Publicar un comentario