3 de abril de 2013

CONSECUENCIAS DE LA MENTIRA


24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
25 Por eso, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
 (Efesios 4, 24-26)

------------------------------------------------

La mentira, las falsedades, es decir, el decir a tu prójimo una cosa que no es verdad a sabiendas, desagrada a Dios. Es decir, Dios no lo quiere. Dios enseña en su Palabra justamente lo contrario. Que la mentira la quitemos de nuestra vida. Hoy vivimos en un mundo donde la mentira, el decir una cosa y el hacer la contraria, el mentir deliberadamente para sacar provecho, etc, están a la orden del día. 

San Pablo se dirije en este fragmento de carta a los Efesios, a los cristianos de aquella comunidad. Lo primero para el pagano es convertirse a Dios, pero una vez que el pagano se convierte en cristiano, ya la cosa tiene más seriedad y gravedad. San Pablo nos da a todos una lección de como hay que comportarse. Si eres cristiano, eres una nueva criatura en Cristo, es como si uno se pusiera encima una nueva vestimenta, limpia y pura, la cual indica que "somos" nuevas creaciones según Dios, y no según nos enseña el mundo. Antes daba igual lo que uno hablara con otro, ya que no al no tener a Cristo, y no seguir a Cristo, el paganismo gana el terreno, y acabas metido en la vorágine. Pero San Pablo nos recuerda, que ya las cosas no son como antes. Que ahora nos debemos a Dios, y que sería una vergüenza comportarse como paganos. Por eso, nos exhorta a hablar siempre la verdad a todo el mundo. Ser transparentes y límpios de corazón. Y pone una comparativa. Dice que esto es así, porque sómos miembros unos de los otros. No es porque si, porque yo lo digo, como pensarían los paganos, sino que es lo más lógico, porque nuestro Dios es lógico y razonable. Si la vida de tu prójimo está conectada con la tuya de un modo u otro, en la empresa, en la cofradía, en el vecindario, en el banco, etc, etc, mentir a otra persona, es dañarte a ti mismo. Al final la mentira que lanzaste acabará golpeandote y perjudicándote de alguna manera.

¿Solución? Si sabes que es lo bueno, hazlo. Si sabes que es lo malo, lo que perjudica y lo que daña, no lo hagas más. No mientas.

Puedes tener un mal momento (airarse), pero procura quedar en paz antes de acabar el día (no se ponga el sol sobre tu enojo), pero ante todo, LA VERDAD POR DELANTE.
Publicar un comentario