10 de abril de 2013

Borusia - Málaga: ¿ROBO?

Está claro que el mundo tiene problemas muy graves que resolver, pero hoy me voy a centrar en algo que debería ser un deporte donde los hombres compiten con "deportividad", y ofrecen un espectáculo a miles de aficionados que les ven en el campo de juego o por la televisión. El deporte se llama fútbol, sin embargo el fútbol se ha convertido en un negocio donde se lucran unos cuantos a costa de unos muchos. Y digo yo: ¿Puede haber justicia en un sitio donde está en juego tanto dinero?

Sabido es que la raíz de todos los males está en el dinero (cf 1 Tm 6, 10). En ganar partidos no se ganan unos puntos o una clasificación, sino que se trata de dinero, y es imposible que la codicia por tenerlo haga a las personas que les rodean justas e imparciales. Hoy en día, un club de fútbol "se juega mucho", y no es sano espíritu deportivo precisamente. Se llama DINERO. ¡Maldita sea!, y después dirán algunos que se vuelve uno nostálgico de tiempos pasados...

Un equipo pierde dinero si pierde un partido en la Champions League u otra competición. Se pierde dinero, si se baja de categoría en la liga, y todo eso se convierte en un efecto dominó o destrucción en cadena en la que perder o ganar en fútbol no es deporte, sino codicia por las riquezas. Codicia por el dinero. Vanagloria. Soberbia. Humillar al otro. Ser más. Jactarse. ¿Que hay de bueno en todo eso?

Ayer los malagueños que no "pagaran dinero" no pudieron ver el partido por televisión. Mientras tanto la televisión pública emitía un partido intrascendente en abierto. ¿Y todo por qué? Por dinero. Codicia. Intereses de unos pocos, frente a los muchos.

Y como en el dinero está la clave, no es lo mismo un equipo "grande" que otro modesto. Las audiencias no serían las mismas en una final donde participe un grande, que un modesto. ¿No es así?

Y sabemos que donde hay mucho dinero en juego, aparece también la codicia de poseerlo, y por tanto, el ser humano es capaz de cualquier cosa con tal de tenerlo. ¿Sería capaz de robar o de engañar?. No me cabe duda. Así es. ¿Les pagan a los árbitros por arbitrar? ¿A los jugadores por jugar? ¿A los equipos por ganar? ¿A los clubes por televisar?...pues ahí tienen la ecuación, y se trata de DINERO. No deporte. No competición sana. Es un espectáculo con ánimo de lucro, y los que se lucran son los que participan. No están ahí por amor al arte, aunque a algunos les guste dar patadas al balón o usar un silbato, u otros sean directivos de vocación.

¿A que viene esta reflexión que les traigo?

Pues que al equipo de mi ciudad, lo han eliminado de la posibilidad de jugar las semifinales de la máxima competición continental, después de ir ganando un minuto después de haberse cumplido el tiempo reglamentario. Observen la imagen congelada. No había uno, sino CUATRO JUGADORES por detrás de la línea defensiva del Málaga en el momento en el que el jugador alemán da el pase. El árbitro (el de negro), no puede verlo porqué está de espaldas, pero no tiene porqué estar en todo. Para eso hay otros tres árbitros en el campo. ¿Y NINGUNO VIO A CUATRO JUGADORES EN FUERA DE JUEGO?


Yo no recuerdo algo así en mi vida. O es que porque es el equipo de mi ciudad me puede más la pasión, pero puedo comprender que alguien no vea a uno en fuera de juego, pero A CUATRO? Puedo buscar la justificación de que los árbitros son humanos y se equivocan. Les puede pesar el cansancio, pueden estar sujetos a la presión del momento igual que los futbolistas, todo eso sería lógico pensarlo, pero se cruza por medio EL DINERO, y da la casualidad de que el que pierde una vez más es el modesto, y el que gana "milagrosamente" es el grande.

Dicen que el segundo gol del Málaga no debió subir al marcador tampoco, y lo he visto y parece ser cierto, pero eso no me dice gran cosa. Ahora el entrenador alemán saca pecho. Reconoce que el gol que les dio la victoria fue ilegal, pero se escuda en que el segundo del Málaga también lo fue. ¿Es que se puede justificar una injusticia con otra? ¿Eso es deporte? No. Eso es el mundo. Mundanos, soberbios, vanagloriosos, falsos dioses que se dejan llevar por las pasiones humanas más bajas.

Hay una sospecha más. No quieren aplicar métodos técnicos a estas decisiones polémicas. ¿Por qué? ¿Temen acabar con "la salsa" del fútbol? ¿Los robos y los atracos de no se sabe bien quién?

Si "la salsa" del fútbol son las polémicas y los errores arbitrales, hay algo que no funciona. Algo que está podrido. Y sospecho que la raíz de todo esto es el DINERO que ganan unos y pierden otros.
Publicar un comentario en la entrada