31 de marzo de 2013

AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS


La fe que profesamos los cristianos, incluye la creencia de que Jesús murió en la cruz, pero que Resucitó al Tercer día según estaba escrito y profetizado a los antepasados del Israel de aquel tiempo. Nosotros, los que estamos hoy vivos sobre la tierra, y los demás que nos precedieron  no estaban allí para verlo con sus propios ojos, pero los cristianos no necesitamos ver para creer. Nosotros creemos en el Testimonio de los que si fueron testigos oculares de aquel hecho portentoso. El mismo Jesús había devuelto a la vida a otros durante su vida en aquellas tierras de Israel. Personas como su amigo Lázaro, fueron devueltos a la vida, después de haber muerto, sin embargo, la Resurrección de Jesús, nos dio a todos los que creemos en El, el punto culminante de nuestra fe. La misma fe que tenemos nosotros, es la fe que tuvieron los primeros cristianos. La Resurrección de Cristo es transmitida así como una Verdad Fundamental por la Tradición de la Iglesia, puesta por escrito en el Nuevo Testamento, y anunciada y predicada por muchos, que incluso pagaron con su sangre la "osadía" de seguir a Jesús y anunciar su Resurrección de entre los muertos.

A modo de meditación, pongo el punto 638 del Catecismo de la Iglesia Católica, que dice:


638 "Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús (Hch 13, 32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz:

Cristo ha resucitado de los muertos,
con su muerte ha vencido a la muerte.
Y a los muertos ha dado la vida.
(Liturgia bizantina: Tropario del día de Pascua)
Publicar un comentario en la entrada