¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

11 de enero de 2013

Cuentame como pasó: El golpe de estado del 23F

Francamente, el capítulo no me gustó en su conjunto, y me mostró algunas cosas. Una de ellas es como enfocan a la juventud de 1981. Un josete fumando porros, y poniendo su vida y la de otros en peligro subido en una moto después del colocon, unos "colegas" borrachos de alcohol, uno de ellas completamente marica en el sentido de la palabra que quiere decir marica, es decir, hombre con maneras de mujer. Este capítulo sigue al de la semana pasada en que trataron de la "movida madrileña", que ocurrió en España por aquel tiempo, y que ya analicé en esta entrada.

Este aspecto del capítulo muestra claramente como la juventud española comenzó a "enfermar" seriamente una vez llegada la democracia. Y es que la libertad se convierte en esclavitud peor que la dictadura cuando se utiliza para lo malo. De aquella España a la juventud del botellón de hoy, se ha recorrido un camino, donde se han perdido los valores humanos esenciales para la vida digna de la persona, a lo que ha contribuido el alejamiento de las familias de la vida de fe.

Yo también fui adolescente. En 1981 tenía 10 años, y poco después estaba explorando mi vida adolescente en "libertad", y fui descubriendo como eso que llaman "diversión", realmente no lo es. Cristo me salvó, y hoy soy completamente libre de eso, a mis 42 años, y ya desde hace muchos años.

En segundo lugar observo como se presentan "ataques" subliminales contra la Iglesia y el mismo Dios, mostrando un crucifijo puesto de forma "estratégica" en el plano de esta secuencia junto a un retrato de Franco. En la secuencia se está haciendo una representación de un interrogatorio en los tiempos el régimen anterior. Obviamente está muy claro el mensaje, pintar a Franco como si fuera una bestia contra unos españoles que sufrían una represión por no poder manifestar sus ideas políticas, y asociar a esa bestia con el crucifijo, es decir con el cristianismo y la Iglesia Católica, que dicho sea de paso, fue defendida por Franco durante su vida, no sólo liberándola de las garras de los que quemaban iglesias, hacían sacrilegios, y mataban curas, monjas y todo el que se declarara creyente.

Bueno, pues esta imagen de tratar de asociar el crucifijo a las bestias, es falsa. A Cristo le llevaron al madero precisamente hombres que se comportaron como bestias, y me extraña mucho que todavía haya quien crea que es al contrario y que la Iglesia es mala.

Decepcionante la serie al deformar la historia y crear imágenes falsas en vez de decir la verdad histórica.

Y por último el tema central del capítulo, el intento de golpe de estado del 23 de Febrero de 1981, cuando el Teniente Coronel Tejero entró en el Congreso. Yo no tengo un recuerdo demasiado claro de ese día de mi vida, y tenía 10 años ya. Se que pasó algo, pero desde luego en mi casa no se vivió como  aparece en el capítulo, con esa dramatización exagerada de que "vienen a por nosotros".

La escena donde un partidario del régimen anterior, cobijando en su casa a un militante del partido comunista resulta también muy poco creíble  y presenta al falangista como un trasnochado y un antiguo por tener unas ideas determinadas. Le pintan como a un ser despreciable, mientras que el comunista es el defensor de la democracia, la libertad y como el salvador de los españoles de aquella época, finalizando el capítulo con un acto heroico del comunista que se va a "hacer algo" en unos momentos en que piensa que la democracia está en peligro. Por supuesto, la serie no es objetiva, ya que el comunismo en España y en todo el mundo ha demostrado ser también una dictadura: Lenin, Stalin, ...
Mañana me parece que va, Sánchez Gordillo, el comunista que ocupaba locales, hacía marchas, e incitador del robo a un supermercado con agresión a cajera de mercadona, como digo, dicen que va a estar marchando a favor de los presos de la ETA. Los comunistas, con sus ideas "progresistas" acerca del aborto, la eutanasia, la unión de personas del mismo sexo, la religión, etc, aparecen en este capítulo como los salvadores de los españoles. Los héroes. Los esforzados que tanto lucharon, pero no consiguieron vencer jamás al que consideraron su enemigo.

Otro detalle curioso es ver al falangista corrompido por el veneno de la pornografía, y al comunista diciendole con toda razón, que no defienda tanto el régimen anterior, porque en aquellos tiempos no se permitían la publicación de esas porquerias. Claro, el comunista llama a a eso, falta de libertad, mientras que el otro sabe, que cuando la libertad se usa para el mal, habría que agradecer a quien te impide que te corrompas. Eso es lo que hace de manera natural un padre con un hijo, que no es que le quite libertad, sino que lo protege.

En resumen, capítulo mal enfocado, históricamente desacertado en ciertas cosas, y eso sí, mostrando siempre la cara que interesa a los que son dueños de la serie. Yo cuando estaban poniendo las imágenes de Tejero en el congreso me estaba acordando de Artur Mas y el desafío que ha lanzado a los españoles, como ya hicieron en 1934.
Publicar un comentario