¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

10 de diciembre de 2012

CUENTOS DE VIEJAS

Ya lo dice San Pablo a Timoteo, no hagas caso de los cuentos de viejas. Le manda que deseche las fábulas y que mejor se ejercite en la piedad. Sabio consejo.

La vieja es toda aquella persona "de iglesia", que da manzanas envenenadas (las fábulas) a los sencillos y la gente buena. El sencillo y el bueno es tan inocente que no se fija en la berruga asquerosa de la nariz de la vieja, los ojos saltones o la túnica negra, color muerte.

Cuando llega un sencillo se apresta a devorarlo. No será el primero, ni tan poco el último. Poco después, alguien le revelará que ya sucumbieron otros antes que el, y el sencillo se llevará un desengaño.

La vieja va a matar, a robar a destruir, porque es hija del diablo, y hace lo que su padre el diablo le dicta. A lo mejor reza y es aparentemente devota de sus cosas, pero su comportamiento es de bruja mala. Una vez que ha arrasado, tiene el temple de permanecer en el mismo sitio, la victoria es suya y lo sabe. Se cree superior y justificada, y la realidad es que ha dejado ya varios cadáveres en el camino por causa de la manzana envenenada que le dio. Ya le advirtieron a su última víctima, pero esta simplemente creía que las cosas no eran así.

Las manzanas son las discordias, los celos y las envidias que llevan a desastrosas divisiones. Desastrosas, porque la vieja gana y lo sabe, y los demás pierden, y unos no lo saben y otros si.

Pero ya lo dice San Pablo, "Desecha las fábulas de viejas", es decir, los cuentos, las patrañas, la doblez, la cara por dentro que es distinta a la de por fuera, las malas intenciones, los egoísmos  las historietas religiosas que nada aportan a la salvación sino que alejan y hacen vanos a los que las practican. Las diversas formas y modos de actuar dentro de la Iglesia, que algunos llaman "Carismas" sin serlo.

Estamos en Adviento, tiempo de espera para recibir al que viene, y el que viene desvelará todo lo oculto, y dará a cada uno según sus obras. (palo o zanahoria). Así es mi Dios, el Dios del Nuevo Testamento.
Publicar un comentario