¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

22 de diciembre de 2012

¡ALERTA! "YOGA" infiltrado entre católicos

La Iglesia Católica es clara en la transmisión de las enseñanzas de Jesucristo, sin embargo hoy como siempre hay herejes, y estos tienen seguidores. Es el caso del libro EL YOGA DE JESÚS, que por casualidad he descubierto infiltrado en el Facebook de un católico, y es que el diablo es como león rugiente, y busca a quien devorar.

Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. (1 Pedro 5,8)

¿Quienes caen primero en el falso evangelio de los herejes?

Los que no están dispuestos a resistir firmes en la fe, y los afanes de la vida hacen que el verdadero Evangelio de Jesucristo no les satisface plenamente. Ya lo dijo Jesús: "Si tu casa no está construida sobre la roca, cuando vienen los vientos y tormentas, todo se desmorona"

En segundo lugar, citaría a los que desconocen muchas cosas de su fe cristiana, y son sacudidos por todo viento de doctrina. Porque lo que se espera del que afirma creer en Jesucristo, es que llegue a tener un conocimiento del Hijo de Dios que le lleve a la madurez cristiana, a tener la misma fe de la Iglesia Católica, la verdadera y donde reside la plenitud de la verdad.
hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto y a la madurez que corresponde a la plenitud de Cristo. (Efesios 4,13)
El que se va al Yoga, siendo cristiano, el que necesita del Yoga, que viene de los idólatras, se pone en peligro. Porque no son unos inocentes ejercicios físicos, sino que una cosa te lleva a la otra. Es como el que lee y da crédito al horóscopo de un periódico, que al final quiere profundizar más, y convoca a su mesa a la reunión de los demonios. Estos son sacudidos por las falsas enseñanzas como las olas son sacudidas por el viento, y quedan a merced de los que enseñan errores que trastornan la fe de algunos, y de ese modo dañan a la Iglesia donde nacieron a la fe. La Palabra de Dios nos insiste en el conocimiento del Hijo de Dios, como medicina imprescindible para dejar de ser sacudidos por los astutos embusteros.
Así dejaremos de ser niños, sacudidos por las olas y arrastrados por el viento de cualquier doctrina, a merced de la malicia de los hombres y de su astucia para enseñar el error. (Efesios 4,14)
No se puede servir a Dios y a los demonios. Por tanto, el que se acerca al Yoga está acercándose a los demonios, y entonces llegan libros como "El yoga de Jesús", y les convencen de que existen "otros evangelios", y van y los siguen. Pero los que siguen Evangelios diferentes se convierten en anatemas, y los que los permiten dentro de la Iglesia, se convierten en anatemas
"aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciase otro evangelio distinto... ¡sea anatema!" (Galatas 1,18)

Es que ya no caben más buenas noticias que la del Evangelio de Jesucristo. Ya no existe otra revelación que la de Jesucristo, y por medio de prácticas como el Yoga, haciendo unos "inocentes ejercicios para relajarse", se corre el peligro de pasar al otro evangelio, al falso, al que los ávidos de novedades, a los que aún no han creído ni conocido verdaderamente a Cristo, caen. ¡Y trastornan a muchos!

Alerto a los que creen la patraña del diablo de que existe un "yoga cristiano". No es verdad. No puede ser verdad. Simplemente que el demonio se disfraza si lo precisa, de ángel de luz para trastornar y engañar. Los sacerdotes que defienden o introducen o permiten estas prácticas no se están comportando como verdaderos sacerdotes de Cristo. Las prácticas orientales de este tipo ha entrado sobre todo por medio de jesuitas herejes a los que no les basta el Evangelio, porque ni todos sus impresionantes estudios les pueden dar el conocimiento que sólo se da a los sencillos y humildes de corazón. En la misma página de los jesuitas españoles puede un visitante acercarse a este falso evangelio. ¡Y ahí sigue!

Pero la Iglesia Católica no es eso. La Iglesia Católica es fiel al Evangelio de Jesucristo, sólo que hay algunos que salieron de entre nosotros, pero no son de nosotros.

No digan que no les advertí.
Publicar un comentario