29 de octubre de 2012

«Uno es cristiano y luego cofrade, no se puede ser cofrade sin ser cristiano»


«Uno es cristiano y luego cofrade, no se puede ser cofrade sin ser cristiano» aseguró el obispo malacitano a la vez que hizo hincapié en la necesidad de llevar a cabo las prioridades pastorales marcadas por la Diócesis con motivo del Año de la fe. Mons. Catalá explicó que la diócesis al formar parte de la Iglesia Universal, estamos en consonancia con lo que se haga en el resto del mundo y, por tanto, podemos celebrar el Año de la fe de múltiples maneras  Así indicó que se pueden realizar gestos adaptados al mundo cofrade o visitar la pila en la que se recibió el sacramento del bautismo y una vez allí profesar el credo.
En cuando a la celebración del Año de la fe, Eduardo Pastor socilitó al obispo la posibilidad de presentar un programa de actos cofrades de manera desetacionalizada, es decir, fuera de Cuaresma y Semana Santa para celebrar durante el 2013.  En este sentido, Mons. Catalá manifestó su apertura y acogida a las posibles propuestas que reciban por parte del ente agrupacional y que serán presentados en el plazo aproximado de un mes.
CRISIS
Asímismo, el obispo destacó la importancia de la imagen que proyectan las hermandades y cofradías puesto que son parte de la Iglesia Católica. En este sentido, recordó que estamos atravesando una complicada situación socioeconómica e invitó a los cofrades a volcarnos en este asunto.  Mons. Catalá también apuntó la necesidad de fomentar nuevos proyectos de colaboración con la Agrupación de Cofradías de Málaga al haber culminado hace más de una década la construcción de la parroquia de Jesús Obrero en la capital malagueña.
****

D. Jesús Catalá anima a los cofrades a recibir formación cristiana de cara al Año de la fe.

"Uno es cristiano y luego cofrade, no se puede ser cofrade sin ser cristiano”, aseguró el obispo, a la vez que hizo hincapié en la necesidad de llevar a cabo las prioridades pastorales marcadas por el obispado con motivo del Año de la fe. Asimismo, destacó la necesidad de que los cofrades reciban los sacramentos de iniciación cristiana: bautismo, confirmación y eucaristía.
Publicar un comentario en la entrada