14 de octubre de 2012

¡MALDITOS!

Entre sus servicios, la empresa de televisión por cable ONO, está la de ofrecer a sus abonados la posibilidad de corromperse por medio de la pornografía. Los niños tampoco están protegidos, ya que un niño puede perfectamente hacer zapping con su mando y pasarse por los canales de pago. No verán la imagen  pero verán el título de la película que se está emitiendo, el cual es la mayor parte de las veces asqueroso, ofensivo e inmoral. El menor que está viendo cualquier canal en abierto, será "escandalizado", y como los menores son curiosos por naturaleza, serán tentados. A ONO eso le da igual, puesto que ellos ganan dinero por cada persona que compra una película pornográfica, lo mismo que gana dinero con sus abonados.

Y no toda la pornografía está restringida al que la compre. No. Todo es un negocio. Hay canales en abierto que emiten pornografía también. Y si no es pornografía, son películas que emiten escenas de sexo, desnudos, etc. Y si no, las telenovelas que son una buena radiografía del estado del mundo. Y si no otra clase de programas. El anzuelo está puesto para que piquen los peces. Las personas son los peces, y ya saben lo que pasa cuando se muerde el anzuelo. ¡Estás cazado!

¿Y saben lo que dice Dios mi Señor? Que ¡ay de aquellos que escandalicen a la gente!. Más les valdría que les colgaran una piedra de molino en el cuello y los tiraran al fondo del mar.

Y yo os digo lo mismo. ¡MALDITOS!. ¡Ay de vosotros, que adoráis a los ídolos! ¡Dad gloria al Dios verdadero, porque os aseguro que mi Dios es justo y misericordioso, y la vida pasa en un soplo, y no sabéis el día ni la hora, y luego será el lloro y el crujir de dientes. Si leíste esto, no podrás decir que no te avisé.
Publicar un comentario