8 de octubre de 2012

LA RUPTURA DE LA MORAL Y EL MATRIMONIO (3)

Con la llegada de las Salas X, gracias a un gobierno llamado de "centro", desaparecen las película clasificadas "S", que "sólo simulaban sexo y ofrecían desnudos y morbo". Ahora España "progresaba" a algo más corrupto y nauseabundo. La pornografía más degradante se comenzaba a infiltrar en España. Aún lejos, el internet, que supondrá el paso de gigante más grande para la corrupción de todo tipo de personas. Con estos políticos de centro, ¿quien necesitaba políticos de izquierda?...

Mientras el régimen de Franco había protegido a los españoles, a las familias y a los niños y adolescentes, ahora con la monarquía parlamentaria, todo comenzaba a ser posible. La "libertad" no tenía límites para lo malo. Pongo un ejemplo. ¿Que padre de familia decente admite que su hijo se corrompa en aras de la libertad? ¿No tratará de educar y proteger a su hijo frente al mal, incluso imponiendo de algún modo su autoridad? En cambio los españoles, dejamos de tener protección de las autoridades para pasar a "ser libres" para hacer cualquier cosa. De hecho hoy en día son los hijos de esos padres que entonces eran hijos, los que les dominan, les amargan y les causan grandes sufrimientos, y todo tiene una raíz.

Esas salas de cine pornográfico eran y aún continúan siendo, porque quedan algunas, auténticos nidos de corrupción, visitados especialmente por homosexuales y por prostitución. Esta son las bases de la España que ha contribuido a hundir más, el PSOE y el que fuera presidente, Zapatero. Primero entró la corrupción, luego, abiertamente la legalizamos y le damos nombres normales. Substituimos a la familia tradicional, y creamos nuevas formas aberrantes de familia. Así fomentaron décadas más tarde las marchas del "orgullo gay", el lesbianismo, el travestí, el homosexual.

Pero las Salas X era poca cosa, el mal tenía que extenderse más, e infiltrarse más y más, mientras más profundo, mejor para los amantes de la maldad que creen bondad. La aparición del video doméstico facilitó mucho las cosas, con la posibilidad de "alquilar" películas en los videoclubes. Yo he conocido jóvenes que con menos de 18 años (cómo si la edad fuera excusa para corromperse), han alquilado tranquilamente películas pornográficas y las han metido en sus casas a espaldas de sus padres (lógicamente). Esta era ya la España socialista de Felipe González. La "libertad" sin ira.

A la posibilidad de separarse de su marido o su mujer (El divorcio), había que añadir algo más, puesto que por causa del pecado, comenzaron a aparecer nuevos-antiguos problemas. Jóvenes embarazadas por accidentes, violaciones por parte de personas a las que se les va la olla cuando pecan de esa manera. Y todo tiene la misma raíz  La inmoralidad, el hacer las cosas de espaldas a Dios, y oponerse a Jesucristo, convirtiéndose en anticristos. Un pecado llama a otro pecado, hasta que el ser humano se convierte en una especie de monstruo o animal irracional. ¿Cómo librarse de los embarazos no deseados?. La solución democrática fue, curar un mal con otro mal. El ABORTO. El asesinato, el crimen, la eliminación de la vida humana reglamentada y legislada para darle apariencia de bien. El aborto siempre fue prohibido en España, excepto en tiempos de la II república (¡normal!), y luego a partir de 1985. Desde ahí hasta hoy, todos los gobiernos de la democracia, son culpables o corresponsables de la masacre indiscriminada de seres humanos. Felipe González, Zapatero el grande, Jose María Aznar, y Mariano Rajoy. Todos, unos en mayor y otros en menor medida, han contribuido a la eliminación de miles de vidas humanas, en vez de legislar para educar en valores cristianos y humanos, y parar el avance del mal en España.


Publicar un comentario en la entrada