16 de octubre de 2012

CARTA AL OBISPO AUXILIAR DE BARCELONA

Me dirijo desde mi blog al Obispo Auxiliar de Barcelona,

Sebastià Taltavull para expresarle que se encuentra usted en el error, y ese error es grave.

Verá. Usted tiene doctorados y muchos estudios eclesiásticos. Yo en cambio no. Pero yo estoy por eso a lo mejor, más cerca del Evangelio que usted, que lo debería defender. Afortunadamente, usted no es la Iglesia, sino un simple miembro de la Iglesia, y en este tema está siendo usted incoherente y perjudicando a la misma Iglesia Católica con sus opiniones públicas. Usted debe ser obediente y no crear conflictos para que los enemigos de la Iglesia saquen partido de ellos. Usted se pone del lado independentista y con eso ayuda usted más al mal que al bien. Si de mi dependiera, sería destituido de su cargo, y enviado al sitio más lejano posible al foco del problema. Probablemente a otro país, ya que usted no merece estar en España si se expresa de esa manera.


Usted se equivoca gravemente al divulgar en los medios de comunicación una opinión contraria a la declaración de la Iglesia española, acerca del problema que existe en Cataluña, que le recuerdo, ha sido creado por una minoría de políticos nacionalistas que durante 30 años, han manipulado y adoctrinado al pueblo español que vive en Cataluña para hacer algo similar a como hacían los nazis, crear un pueblo aparte. Estos políticos nacionalistas muestran su orgullo y su prepotencia sobre el resto de españoles, al cual nos han estado tomando el pelo durante años. Usted no debería ignorar eso.

Al apoyar usted la causa secesionista catalana, pidiendo que se consulte al pueblo, usted hace distinción entre españoles. Usted enfrenta a españoles entre si, y demuestra usted una gran incompetencia y que sus estudios y doctorados, para esto no le sirven, ya que la Iglesia debe también acatar las leyes civiles siempre que no vayan en contra de los mandamientos de la Ley de Dios, y este no es el caso. 

Nosotros, los españoles, nos regimos por la Constitución de 1978, y por tanto no es moralmente legítimo apoyar o pedir una consulta "al pueblo", a menos que usted diga públicamente que al pueblo que deben consultar es al español en su conjunto que es quien reside la soberanía nacional según las leyes vigentes. Y si usted pide lo que no es legal es usted una persona que van contra la Ley, y en ese caso no es usted de fiar, aunque demuestre mucha sabiduría para otros temas, cosa que desconozco, y tampoco me preocupa conocerlo.

Al ponerse usted del lado de los que quieren dividir y enfrentar a españoles entre si por el hecho de "no sentirse" españoles, deja usted en mal lugar a la Iglesia de la que forma parte, y yo públicamente me desmarco de usted y expongo las razones para que la gente a la que pueda llegar tenga más argumentos.

Usted ha hecho que los demonios se rían a carcajadas, y no debería estar sentado donde está. La Iglesia lo ha nombrado, y a la Iglesia le corresponde quitarlo de su sitio, yo simplemente opino que si de mi dependiera, lo haría esta mañana. Pero falta valentía, también en mi Iglesia. Pero yo, no soy un cobarde.

Necesitamos pastores que den ejemplo y sean coherentes. Hay muchos buenos pastores afortunadamente, pero necesitamos muchos más. Las divisiones no son buenas, Sr. Obispo, eso es de enseñanza básica y usted es Obispo. Deje de jugar a político, medite lo que le digo, y medite en el escándalo y el bochorno que puede causar y ha causado a muchos católicos, y piense si eso tiene algo que ver con su labor pastoral.
Publicar un comentario en la entrada