¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

15 de septiembre de 2012

Preparación de matrimonios católicos

Si deseas casarte "por la Iglesia", piensa antes lo que eso significa. Siempre he visto como una grandiosa incoherencia el casarse por la Iglesia, es decir, recibir el Sacramento del matrimonio, y luego llevar una vida alejada de la Iglesia, incoherente, sin relación alguna con Dios, porque la religión cristiana implica esa relación personal con Dios, y de no tenerse todo es estéril, en mi opinión.

Otro punto a descartar como incoherente es el de asistir a "preparaciones-charlas-cursos matrimoniales" por obligación, como si eso fuera un requisito formal a cumplimentar, como si eso fuera rellenar un papel sin el cual no te casas. Eso en gente verdaderamente cristiana no debería ser nunca así.

El recibir el sacramento del matrimonio es una oportunidad indiscutible para reconciliarte con Dios y comenzar a llevar una vida religiosa, es decir de relación con Dios, donde el Señor sea tu centro. Pero si os casáis por la Iglesia, para luego llevar una vida de paganos (esto es, sin querer saber nada de Dios), entonces mejor sería que no se casaran hasta estar verdaderamente preparados, porque un matrimonio sin relación con la vida de Dios, está abocado al sufrimiento perenne y algunas veces a la ruptura final, porque lo que no está unido por Dios, se deshace al no tener consistencia. Con todo, es posible que a algunos matrimonios que no tengan relación con Dios, puedan salir adelante por el amor que si viene de Dios, y que Dios regala gratuitamente a quien quiere, pero lo ideal no es eso, y hay una cosa a tener en cuenta. El pecado. Por el pecado vienen los conflictos, y sólo por el perdón que da Dios y su Gracia, llega la reconciliación, por eso, donde no vive Dios, es difícil que la relación hombre-mujer se sostenga, y la prueba está en la cantidad de matrimonios amargados y destrozados que existen en la actualidad.


Publicar un comentario