2 de septiembre de 2012

El fútbol y los ídolos

Pobrecitos aquellos que digan creer en Dios, y vayan a ofrecerle el título de campeón al dios Neptuno. El dios Neptuno no es nadie, es una simple imagen de piedra. Y no representa a nadie porque Neptuno no existe. Los jugadores de los equipos de Madrid juegan a ofrecer sus victorias a los falsos dioses, tal como hacían en otro tiempo los pueblos bárbaros, convirtiendo una celebración en idolatría. Idolatría de jugadores que son sólo hombres, que hoy están arriba y mañana estarán abajo. Hoy son alabados y mañana serán criticados. Hoy reirán y mañana llorarán. Mejor sería que le ofrecieran sus victorias al Dios vivo y verdadero, pero el paganismo y la idolatría dominan este mundo vanal.

La imagen del falso dios Neptuno se la debemos a Carlos III de Borbón, Rey y al arquitecto que lo diseñó en 1777. Entre sus intentos anticristianos estuvo el de ir a por los jesuitas, a los que expulsó de España, confiscándoles unos bienes que a lo mejor los jesuitas, dada su condición de discípulos de Jesús, no deberían haber tenido, por lo que aunque lo que hizo Carlos III estuvo tal vez mal, no descarto que la Compañía de Jesús necesitara purificación para volver a los orígenes. De todas formas, este artículo que escribo no es para hablar o juzgar la labor de Carlos III, sino para hablar de la idolatría que se practica abiertamente, públicamente y por televisión en el futbol, deporte que no existía, en cualquier caso, en aquel siglo en que el falso dios fue erigido en Madrid.

Un dato. Años después de la muerte del Rey Carlos III, España fue invadida por los franceses con engaño y desde 1808 a 1814 tuvo lugar la llamada Guerra de la Independencia, en la que los españoles invadidos luchamos en nuestra propia tierra para expulsarlos de aquí, cosa que conseguimos, aunque el precio fue de sangre, hambre, y todo lo que traen las guerras.

Con el pretexto de invadir Portugal, España dejó que tropas francesas entraran en el país mediante el tratado Fontainebleau firmado en octubre de 1807, pero una vez acabó la invasión, los franceses no se retiraron, tampoco los reyes de España exigieron a los franceses que se fueran, así que no se fueron (aunque si se lo hubieran dicho, no habrían hecho caso).
Los franceses hasta el 2 de mayo de 1808, (cuando se inició el levantamiento contra los soldados franceses acuartelados en la ciudad), tuvieron 6 meses que aprovecharon para poco a poco, ocupar los puntos estratégicos del país, a la par que las tropas francesas ocupaban poco a poco la península Ibérica.
Tras el 2 de mayo, se inició en todo el país un levantamiento contra las tropas francesas, durante 6 años hasta la expulsión de las mismas, estas vivieron un infierno de lucha de guerrillas, asalto a ciudades españolas y lucha entre los ejércitos aliados y los franceses.
hay historiadores que cifran un promedio de 100 soldados franceses muertos diarios mientras duró la ocupación de España.
http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20081014155253AAMsUUR
Publicar un comentario