6 de septiembre de 2012

DE LA NADA SALE NADA

Dios es nuestro Padre. El nos ha creado. Creó el mundo de la nada, contradiciendo así y confundiendo la "sabiduría" humana que vendría después y que afirma que el mundo se creó sólo a partir de una especie de materia inerte que existía. El hombre se contradice a sí mismo cuando afirma eso, porque de la nada no puede salir nada. Y si Dios no existe, la materia inerte de la que salió la creación no debería estar allí. Pero el hombre en sus esfuerzos por querer ser como Dios, expone teorías absurdas y con la apariencia de sabiduría, demostrada por medio de grandes estudios y honores humanos, van más allá de la línea de la razón, y son envueltos por la necedad de querer ser como Dios.

El hombre así en su necedad de no reconocer a Dios como su Padre y creador, tampoco lo reconoce como su Salvador y su única salvación, la cual vino al mundo encarnada en JESUCRISTO, nacido de María la Virgen, la cual vuelve a confundir la "sabiduría" de los hombres, porque ellos piensan que de una mujer virgen es imposible que nazca un ser humano. Pero ignoran y no quieren conocer que JESUCRISTO no vino al mundo por obra de ningún hombre, sino del Espíritu Santo, el cual sabemos y creemos que es Dios.

Pero la salvación vino al mundo, y el mundo no lo reconoció ni lo reconoce, pero los que creen en el, pasan de muerte a vida, y heredan las promesas de Dios, vida eterna. Pero el mundo muerto y desangrado en guerras, asesinatos, injusticias, hurtos, robos, inmundicias, y cosas semejantes a estas, busca la paz y no la encuentra, porque sólo en Dios y en cumplir su voluntad se encuentran la paz y la felicidad para siempre.
Publicar un comentario