18 de septiembre de 2012

CARTA DEL REY D. JUAN CARLOS: "Lo peor que podemos hacer es perseguir quimeras..."

El Jefe del Estado, S.M. el Rey ha publicado una carta en la página web de la Casa Real. Desde aquí aplaudo la intervención del Rey en estos momentos de desafíos independentistas que no son el camino para el progreso de nuestra Patria. Los nacionalistas de CIU han criticado al Rey, demostrando una vez más la catadura moral de esta gente. ¿Que os pasa nacionalistas, es que la libertad de expresión es sólo para vosotros?. ¿Queréis un Rey neutral? MENTIRA. Lo que vosotros queréis es que no haya Rey, pero si ya habéis dicho que no queréis a España. Sois mentirosos e hipócritas, y el Rey os ha dicho muy claro lo que debéis de hacer.

Publicamos a continuación la carta del Rey
ALABADO SEA DIOS EN JESUCRISTO.
VIVA ESPAÑA UNIDA Y LIBRE. 



Carta de S.M. el Rey Don Juan Carlos

Madrid, 18/09/2012
"...Carta de S.M. el Rey..."
No soy el primero y con seguridad no seré el último entre los españoles que piensa que en la difícil coyuntura económica, política y también social que atravesamos es imprescindible que interioricemos dos cosas fundamentales.
La primera es que solo superaremos  las dificultades actuales actuando unidos, caminando juntos, aunando nuestras voces, remando a la vez. Estamos en un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar. En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido.
La segunda es que, desde la unión y la concordia, hemos de recuperar y reforzar los valores que han destacado en las mejores etapas de nuestra compleja historia y que brillaron en particular en nuestra Transición Democrática: el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva.
Son esos los valores de una sociedad sana y viva, la sociedad que queremos ser y en la que queremos estar para superar entre todos las dificultades que hoy vivimos.



Publicar un comentario en la entrada