20 de septiembre de 2012

Alabanza a un cofrade eterno

Semblanza de Jesús Castellanos dedicada por la Agrupación de Cofradías en su funeral celebrado en la Catedral de la Encarnación el miércoles 19 de septiembre de 2012

El Cabildo | Jueves, 20 Septiembre 2012 

Médico, Profesor e investigador nacido en Málaga. Ciudadano y vecino de esta Ciudad del Paraíso, en uno de los barrios que conforman el casco histórico de Málaga.

En la emblemática calle Granada, en el recodo que forman las cinco esquinas que allí se encuentran, donde Beatas pierde el nombre para encontrarse con San Agustín, el buen cofrade Jesus Alberto Castellanos Guerrero, asomado en el balcón de su casa, durante cincuenta y ocho años, que se nos antojan como un suspiro pequeño en el tiempo, ha visto pasar el día a día de la Ciudad que cada mañana se despierta. Preocupado con el devenir de un futuro que se gana trabajando, implicándose en la evolución constante y transformadora de nuestra sociedad que avanza. Preocupado porque la modernidad y la necesidad de adaptación no esté reñida con salvaguardar nuestra idiosincrasia y la esencia del ser de nuestro pueblo.

Objetivo y crítico constructivo, disponible para cuando ha hecho falta acudir a él; nunca anduvo a la búsqueda de protagonismo personal. Siempre en actitud de servicio generoso y desinteresado Jesús ha sido, y seguirá siendo, Málaga en su pura esencia. Jesús ha paseado el centro de arriba a bajo y a lo ancho, de lado a lado. Jesús Castellanos es un malagueño de esos en los podemos mirarnos y tomar ejemplo como ciudadano. Inconformista siempre porque siempre ha querido para su Ciudad lo mejor a lo que pudiese optar y ha tratado, también siempre, de reivindicarlo donde haya tenido oportunidad de hacerlo. En la sencilla conversación de un encuentro fortuito en cualquier esquina del centro, en sus intervenciones académicas como profesor en numerosos foros y congresos, dentro y fuera de nuestra Ciudad. Y por supuesto también desde la Universidad de Málaga donde ejercía como profesor en Historia de la Medicina. Y donde tanto bueno ha sembrado.

También desde el mismo balcón, ha observado para luego bajar a pié de calle. Y se ha pateado el día a día de nuestra realidad de Iglesia Local como cristiano ejemplar y comprometido. Jesús nunca ha sido tibio.. Ha tenido criterio y ha razonado con argumentos fundamentados en la fe, y en la enseñanza de la Iglesia, nuestra Madre. Ha ejercido la corrección fraterna, aún con lo que a veces esto incomoda. Ha celebrado y orado, ha ejercido la Caridad y el Amor. Jesús es un buen discípulo, amigo de Jesús de Nazaret. Hijo enamorado y agradecido a la Virgen María. Formado al amparo de las enseñanzas de nuestra Madre la Iglesia en doctrinas del hermano San Marcelino y sus hijos Maristas. Inconformista con las estructuras marcadas que encorsetan y no dejan crecer en la búsqueda del encuentro personal con el Padre Bueno. Enamorado del Mensaje de Salvación. Convencido fervientemente de la Resurrección y de la Vida eterna, junto a Jesucristo Resucitado, de quien le gustaba resaltar que "es la Única Verdad Absoluta, lo demás ya viene por añadidura y el componente humano en más de una ocasión viene a adulterar y a confundir a quien anda buscando, mientras Jesús le sale al encuentro en un gesto que en la mayoría de los casos, siempre será sencillo y humilde". Jesús como buen cristiano también fue sencillo y humilde. Jesús ha sido un cristiano activo en nuestra Iglesia particular diocesana, inmerso hasta las cejas en la realidad que supone la religiosidad popular de Málaga.

2012_09_19_catellanos_funeral

Y Jesús Castellanos, en el balcón de su casa, a pié de calle, en todos los rincones, plazas, recovecos, allí donde siempre le hemos visto , donde lo hemos encontrado cuando lo hemos buscado, o donde ya estaba el esperándonos, ha vivido el día a día del cofrade incansable. Ha sido el cofrade rebelde, el que ha querido poner sentido a lo que pudo llegar a perderlo. Ha sido el cofrade inconformista, oponiéndose con contundencia al todo vale porque si. Ha sido el cofrade que ha roto moldes, estereotipos, mitos intocables. Ha reivindicado lo que en verdad esencial e imprescindible para nuestra salvación ; ha sido cofrade tanto en momentos de luces como de sombras . Hasta el último momento. Ahora también lo seguía haciendo con una llamada a la reflexión "a ver por donde vamos..." a él le hemos podido oír decir aquello de "cada vez me gustan más las cofradías y menos las procesiones" aludiendo sin duda al sentido de las cosas, al orden en los criterios y la necesidad de cabezas bien amuebladas, de formación y sobre todo alma mucha alma, fundamentada en la oración.

Jesús Castellanos, cofrade completo como pocos de los que hemos tenido la suerte de conocer. Ha sido un don de Dios, un regalo que el Padre nos ha puesto en nuestras vidas, un referente para muchos, que no ha dejado nunca indiferente a nadie. Jesús ha puesto al servicio de las cofradías, de la Semana Santa en general, los dones con los que le bendijo el Señor. Ha sabido crear, innovar, aportar cuando ya parecía que todo estaba inventado. Ha contribuido a hacer realidad aquello que soñaba en un papel y esbozaba con un lápiz. Nos ha dejado un patrimonio artístico y devocional de incalculable valor y que, con el tiempo, aprenderemos a apreciar y valorar en su justa medida Vino en el momento oportuno a decir y poner el práctica justamente lo que ha hecho falta. Pero lo ha llevado a cabo con la sabiduría de un genio. Como hacía todas las cosas : implicado al máximo, siendo uno más, motor y líder, pero en comunidad. Referente para muchos jóvenes cofrades, que hoy sienten el hueco que deja su ausencia, pero de los que espera mucho, porque mucho tienen los jóvenes cofrades que dar para SER. En vosotros confía y con vosotros está, no tengáis duda. ¿Cómo va a fallaros?

De su amor cofrade, del gran corazón cofrade, sus dos mayores devociones al otro lado del Puente. La preciosa Virgen de la Estrella que conoce desde niño y su amor más grande La Reina de la Capilla del Puente en sus Dolores. Hacedor y fundador de esta cofradía donde ha hecho de todo y ha estado para todos. También aquí seguirá estando. ¿Lo sabéis verdad...?

Nos queda Jesús, una sensación de paz y de esperanza tras tu partida. Atrás queda el dolor y la rabia por no comprender por qué tienes que marcharte dejándolo todo de repente, por qué el Padre Bueno ha intervenido con tanta prisa... Ya sabes que incluso algunos, en nuestra debilidad , se lo hemos reprochado y no acabamos de conformarnos. Pero también sabes que lo que te decimos es cierto y de corazón. Tu marcha a nos llena de paz y de esperanza. Porque te sentimos presente, muy presente, y porque tu no eres de los que escurren el bulto. Tu estás aquí, de otra manera, pero estás. Nos queda mucho por hacer y por SER que es lo más importante.

Amigo Jesús, lo decíamos hace unos días, porque así lo creemos: eres grande, muy grande. Como tu corazón, como tu amor. Gracias una vez más por regalarnos tu vida. Nadie tiene amor más grande que aquel que da la vida por los demás, y tu has gastado la tuya por nuestras cofradías, por nuestra Semana Santa, por nuestra Iglesia de Málaga, por defender la vocación cofrade, por nosotros, por los demás. Aquí quedamos nosotros, rezando por ti, pero tu ,que estás mucho más cerca del Padre Bueno, reza tu por nosotros. Y hasta que nos volvamos a ver en la próxima esquina, en un feliz encuentro de los nuestros, sin esperarlo, comenzado una vez más nuestras largas tertulias para arreglar el mundo. Jesús, amigo, a seguir haciendo camino y no deshacer lo andado.

2010_12_13_castellanos
Hasta siempre, maestro. Tu equipo de El Cabildo.
Publicar un comentario