31 de agosto de 2012

Fallece Carlos Larrañaga

Me enteré esta mañana de una muerte. La muerte es algo cotidiano. Algo con lo que el ser humano debe convivir diariamente. La vemos en televisión y la vemos alrededor, y hasta una vez en la vida nos toca a cada uno de nosotros. Lo importante es estar preparado para ella, y eso sólo se consigue de una forma: JESUCRISTO es el camino, la verdad y la vida. Cristo murió pasando por lo mismo que nosotros, y resucitó, venciendo así a la muerte. Testigos lo vieron y lo contaron en un tiempo en el que no había televisión ni radio ni prensa. Así tuvo que ser. La noticia se extendió como la pólvora y no tardaron en aparecer las primeras comunidades cristianas que comenzaron a vivir una vida nueva. La vida que nunca acaba sino que se transforma, por Gracia de Dios. Eso es la salvación. Creer en Jesucristo, seguir sus consejos para tener vida en abundancia es una opción. La otra es vivir según el mundo, hablar según el mundo, y luego morir según el mundo.

La vida es imprevisible, sólo tenemos una en la tierra y hay que elegir bien el camino. El matrimonio es indisoluble, no sólo porque lo mande alguien que sabe más de esto, como es JESUCRISTO, sino porque siendo el matrimonio un sacramento es un modo de santificación que te conduce a Dios. No es así el camino del mundo, en cuyas redes muchos caen, y luego lo pagan, en una búsqueda de la felicidad que no se encuentra en ninguna de las partes donde las buscan. Los medios de comunicación, vomitivos hacen dinero y diversión para la gente de situaciones que deberían mostrarse como ejemplos de lo que no se debería hacer. No siempre fue así.

Descanse en paz Carlos Larrañaga, el actor, y otro ser humano. Mi oración por su familia y por su alma en el día de hoy.


Video de finales de 2008
Publicar un comentario en la entrada