¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

2 de julio de 2012

La margarina y las grasas trans


La margarina contiene ácidos grasos parcialmente hidrogenados, los cuales son perjudiciales para la salud. Las llamadas grasas “trans” de la margarina perjudican el corazón, mientras que las grasas saturadas (mantequilla), perjudican las arterias y aumentan el colesterol malo (que queda pegado a las arterias). Al mismo tiempo reducen el colesterol bueno de nuestro organismo. La denominación “trans” hace referencia a una configuración bioquímica de la molécula de grasa. En la hidrogenación parcial de los ácidos grasos de la margarina se produce un cambio bioquímico potencialmente devastadores para la salud, con el aumento del colesterol malo, y las pequeñas partículas de colesterol se pegan a los vasos sanguíneos y reducen el colesterol bueno. Los ácidos grasos trans aumentan los triglicéridos, lo cual multiplica el riesgo de enfermedad cardiovascular. Además estos acidos grasos de la margarina (trans), aumentan las concentraciones en la sangre de sustancias como la proteína C-reactiva, indicadoras de una inflamación en todo el cuerpo y de disfución celular, vinculadas a problemas de corazón y de los vasos sanguíneos. Además estas grasas trans pueden interferir en el metabolismo de los ácidos grasos esenciales que consumimos, los Omega-3 que son buenos, y una alteración de las protecciones del cuerpo contra los coágulos de sangre. El consumo elevado de grasas trans puede provocar resistencia a la insulina. Pueden aumentar el riesgo de algunos cánceres, como el cáncer de mama.
Estos ácidos grasos trans, que se encuentran no sólo en la margarina, sino en otros alimentos industrializados sometidos a hidrogenación o al horneado, como los pasteles, bollería industrial, en comidas rápidas, alimentos procesados y fritos, patatas fritas, bases de pizza también se encuentran en pequeñas cantidades en la leche y la grasa corporal de los rumiantes.
El proceso de hidrogenación de estas grasas en con fines de conseguir un estado sólido de las mismas y así poderlas usar en distintos alimentos, como ocurre con el aceite vegetal con el que se fabrica la margarina, y darles la frescura, la textura y la estabilidad que vemos cuando abrimos el envase.
En Estados Unidos están prohibidos estos ácidos grasos en los restaurantes de California, desde 2008, y desde 2011 están prohibidos su uso en la repostería, rosquillas, etc.
Fuentes: El país.com ; es.Wikipedia.org ;

Publicar un comentario